Barcelona y la culminación de un año para el olvido

No se puede tapar el sol con un dedo. Y en lo que respecta al argot…

Salir de la versión móvil