La subcomisión sobre cannabis medicinal dio luz verde a la propuesta que amplía su uso a otras patologías

El Congreso español aceptó propuesta para el uso del cannabis medicinal y su venta en farmacias

El Congreso de España acaba de dar viabilidad a una propuesta para la aplicación del cannabis medicinal en diferentes enfermedades, incluida la endometriosis y el dolor oncológico. Probablemente el texto definitivo será aprobado la próxima semana, y deberá implementarse en un lapso de tiempo de seis meses.

La subcomisión sobre cannabis medicinal dio luz verde a la propuesta que amplía su uso a otras patologías

La subcomisión sobre cannabis medicinal del Congreso español, acaba de darle luz verde a una propuesta que solicita la ampliación del uso de la hierba para tratar el dolor oncológico y a la endometriosis.

El uso del cannabis medicinal deberá hacerse bajo prescripción hecha solamente por profesionales sanitarios y dispensado en farmacias hospitalarias preferiblemente. Aunque está abierta la posibilidad de que su dispensación también pueda darse en farmacias comunitarias.

De esta manera consta en el informe final de Propuesta de Conclusiones y Recomendaciones que recibió la aprobación del PSOE, PNV, Unidas Podemos, Ciudadanos y PDeCAT; y con la abstención de EH Bildu y ERC, y el rechazo de VOX y PP.

Aunque la propuesta definitiva todavía debe ser votada la próxima semana en la Comisión de Sanidad, donde se espera sea aprobada la propuesta. Desde ese momento, el Ministerio de Sanidad español deberá hallarle un “encaje” en el plazo de 6 meses.

En ese lapso la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, AEMPS; deberá ejecutar los trabajos pertinentes para que el cannabis medicinal esté disponible en el mercado farmacéutico en forma de extractos y preparados estandarizados de la hierba.

Habrá la posibilidad de despachar cannabis medicinal en farmacias comunitarias

De esta manera, una de las nuevas e importantes noticias halladas en las conclusiones de la subcomisión es que se abre la posibilidad a que el cannabis medicinal sea dispensado en farmacias comunitarias; como era reclamado por la bancada de Unidas Podemos, por ejemplo. Y por otros grupos de la izquierda, a excepción del PSOE, pero que tuvo que ceder en este punto.

En el documento final se establece que la distribución de la medicina será con fórmulas magistrales con extractos o preparados estandarizados de cannabis; que deberán ser entregados a partir de la red de farmacias hospitalarias y el resto de establecimientos de la red del sistema de salud. Pero que también se explorará la alternativa de las farmacias comunitarias que puedan contar con todos los requisitos exigidos para dispensar el producto.

La subcomisión del Congreso argumentó que la disposición de extractos o preparados estandarizados de la hierba como los que están a disposición en otras naciones europeas; podría responder a estas necesidades.

Y que la existencia de preparados estandarizados, que tengan una composición definida, representa una ventaja en cuanto a su dosificación, manejo y estabilidad.

La subcomisión dejó claro entre sus recomendaciones que, se debe evitar a toda costa que la disponibilidad de la hierba para usos terapéuticos pueda llevar a una disponibilidad y consumo mayor fuera del contexto sanitario.

Y que es completamente necesario evitar que el uso terapéutico tanto de extractos como de preparados estandarizados de cannabis para ciertos pacientes con tratamientos concretos; sea confundido con una invitación genérica al uso general de la hierba por el resto de la población.

Se está abriendo la posibilidad al uso de la flor del cannabis medicinal

Con respecto a la flor del cannabis

Por otro lado, de nuevo se está abriendo la posibilidad al uso de la flor del cannabis (las sumidades floridas) o a preparados de otra clase que se encuentran disponibles en países de la UE; aunque siempre que estén dentro de “proyectos experimentales”.

ERC, PNV y Bildu apoyaban a Unidas Podemos en la búsqueda de hacer posible que también se usaran las sumidades floridas, frente a la oposición de PSOE. Al final, la redacción del documento de la subcomisión sobre cannabis medicinalha quedado en un punto intermedio.

Con relación a las enfermedades para las que se piensa que debería estar recomendado el cannabis medicinal, está el dolor oncológico y la endometriosis; los cuales no se encontraban previstos en el documento de conclusiones inicial del PSOE.

Las patologías que aparecen en la lista son: algunas formas de epilepsia, la espasticidad en pacientes con esclerosis múltiple, el dolor crónico no oncológico (incluido el dolor neuropático), náuseas y vómitos derivados de la quimioterapia, dolor oncológico y la endometriosis.

También la subcomisión señaló que se podría extender la lista a otras indicaciones terapéuticas, en el momento en que los estudios aporten indicios consistentes.

Y detalló que la evidencia científica que se encuentra disponible es bastante limitada en cuanto a los usos terapéuticos del cannabis y de sus derivados; además está restringida a ciertos diagnósticos solamente. El estudio hará aportaciones para poder dilucidar varios aspectos en el futuro.

Se exigirá prescripción médica

La prescripción debería hacerse solo por profesionales sanitarios, y bajo un contexto libre de potenciales conflictos de interés; como el contexto presente en los servicios sanitarios, más exactamente por médicos especialistas. Para lo que se pide la promoción de la formación en el empleo terapéutico de la hierba entre los profesionales de la medicina.

Otra recomendación de la subcomisión consiste en la ejecución de un registro centralizado de las personas a las que se les prescribe y dispensan fórmulas magistrales con extractos o con preparados estandarizados a partir de los registros de cada Servicio Autonómico de Salud.

Por su parte, ERC, Bildu y PNV, como plataformas políticas que proceden de comunidades autónomas; estaban en contra de la necesidad de que se ponga en ejecución un registro de pacientes. Mientras que Unidas Podemos y el PSOE si estaban de acuerdo.

La subcomisión se justificó diciendo que estos registros podrán representar la base para la evaluación de los resultados obtenidos con el tratamiento en diferentes perfiles de pacientes; de igual forma, mejorar progresivamente el conocimiento relacionado con el medicamento y sus beneficios. Y, por ende, beneficiar a los pacientes.

A pesar del apoyo mayoritario a su regulación en ciertas enfermedades, la subcomisión además incluyó en sus conclusiones varios puntos para ser vigilados; como que el empleo del cannabis medicinal no contempla mayor disponibilidad de la hierba fuera del contexto sanitario; en correspondencia a lo exigido por PP, PSOE o VOX.

Compartir noticia: