Inicio » El robot Elu, construido para transformar aire en agua y que pudiera ir a Marte
Mahmoud El-Komy, el egipcio que creó el robot Elu

El robot Elu, construido para transformar aire en agua y que pudiera ir a Marte

Las actividades del robot Elu están programadas para terrenos áridos; por tal razón pudiera ser utilizado en Marte y podría contemplarse para hacerle compañía a los trabajos que hace el rover Perseverance.

En la medida que el calentamiento global se hace cada vez más persistente en algunas regiones del planeta; ha surgido la necesidad de que los científicos diseñen nuevos equipos que logren, a corto plazo, tener agua a disposición de las personas que habitan en lugares secos y con elevadas temperaturas.

Mahmoud El-Komy, el egipcio que creó el robot Elu

Por esta razón el joven científico de Egipto, Mahmoud El-Komy, con solo 27 años de edad, diseñó  el robot Elu; el cual es capaz de convertir la humedad o el aire en gotas de agua, basado en las misiones de la NASA en el planeta Marte.

El robot está configurado para absorber la humedad de un terreno árido como el de Marte y transformarla en agua dulce. El proceso se lleva a cabo a través de la inteligencia artificial; también está equipado con paneles solares que le proporcionan energía a los dispositivos que utiliza Elu. El proceso de conversión también se puede lograr por medio de polímeros.

Por su parte, Mahmoud El-Komy, su creador; garantiza que el prototipo de Elu alcanzó un costó de cerca de 250 dólares. Mientras que otras máquinas de similares características, pueden costar mucho más, por tener que usar intercambiadores de calor mecánicos; los cuales consumen más energía. Según información de la agencia Reuters.

El-Komy se inspiró en el rover Perseverance para crear al robot Elu

El-Komy se inspiró y tuvo como referencia a los hitos que está alcanzando la agencia norteamericana, NASA; con el revolucionario helicóptero Ingenuity y el asombroso rover Perseverance. Al mismo tiempo, el científico aseguró que está esperando que la NASA fije su atención en este prototipo de bajo costo. El cual podría convertirse en una solución en las misiones exploratorias con tripulación que se hagan en un futuro hacia el planeta Marte.

Por otro lado, la NASA confirmó en las últimas horas que el rover Perseverance fue capaz de tomar la primera muestra de roca o núcleo perforado dentro del cráter Jezero del planeta rojo. Su recipiente permanecerá sellado hasta que una próxima misión pueda traerlo a la Tierra.

Por su parte, la cuenta de la misión en Twitter confirmó que tenía el núcleo de la roca; y que, con una mejor iluminación en el envase de la muestra, podría verse que el núcleo que habían recogido aún se encontraba allí. Señalaron que seguidamente iban a procesar la muestra y a sellar el tubo.

Un evento para la historia

En las primeras imágenes que fueron descargadas luego del evento histórico; se pudo ver una muestra perfecta dentro del tubo al término de la extracción. Pero, las imágenes que fueron tomadas luego de que el brazo terminara la toma de la muestra; no resultaron concluyentes por las malas condiciones de luz del Sol. 

El pasado 5 de agosto, el primer intento de recogida de rocas fracasó por no quedar nada dentro del recipiente en el momento de tomarse las imágenes.

El mecanismo de almacenamiento en la memoria caché y de muestreo de Perseverance, usan un taladro percutor capaz de girar; y una broca hueca al extremo del brazo robótico de dos metros de longitud que sirve para la extracción de las muestras, más gruesos que un lápiz. En la barrena durante la extracción de los núcleos está un tubo de muestra.

Perseverance logró obtener la imagen desde el equipo Mastcam-Z

Al terminar completamente la extracción, el Perseverance fue capaz de maniobrar el descorazonador, la broca y también el envase para la muestra con lo que se iba a permitir tener la imagen desde el equipo Mastcam-Z del rover. 

El propósito de intentar la toma de las muestras, era una roca con las dimensiones de un maletín perteneciente a una serie de cresta que tiene alrededor de novecientos metros de largo y tiene cantos rodados y afloramientos rocosos.

El primer conjunto de imágenes de Mastcam-Z enseñó la parte del núcleo de roca en el recipiente de muestra. Luego de tomar dichas imágenes, el rover comenzó con un procedimiento denominado “percusión para ingerir”; el cual provoca la vibración de la broca y el tubo 5 veces por un segundo.

Dicho movimiento fue diseñado con el propósito de limpiar el borde del envase de la muestra para evitar cualquier material residual. Lo que también ayuda a que la muestra pueda deslizarse más adentro del interior del tubo.

Finalmente, en el momento que el rover terminó con este procedimiento, tomó otro grupo de imágenes con el dispositivo de la cámara Mastcam-Z. En este segundo conjunto de imágenes, la iluminación fue muy deficiente y por eso las partes de adentro del envase de muestra no se pueden ver. Las nuevas imágenes mejor iluminadas pudieron confirmar que la toma de muestras fue todo un éxito.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil