Juez federal dictaminó que los jóvenes transgéneros pueden usar fármacos en la transición en Alabama

Los jóvenes transgéneros menores de 19 años en Alabama, ya pueden usar fármacos para la transición, así lo decidió un juez federal la noche del viernes; en un fallo que bloqueó parte de una prohibición estatal de los medicamentos de afirmación de género.

Los padres tienen derecho a dirigir la atención médica de sus hijos menores transgéneros

El fallo, el cual consiste en una orden preliminar emitida por Liles Burke, quien es juez federal de distrito; fue emitido a menos de una semana después de que la ley de Alabama entrara en vigor el pasado 8 de mayo.

El juez Burke, que fue designado por el exmandatario republicano Donald Trump; explicó que los fallos de los tribunales superiores dejaron bastante claro que los padres tienen derecho a dirigir la atención médica de sus hijos menores. Siempre que cumplan con los estándares aceptables y que los jóvenes transgéneros se encuentren protegidos contra la discriminación de acuerdo con la ley federal.

La decisión hace que se convierta en un delito punible con pena de hasta diez años de prisión, proporcionar o administrar bloqueadores de la pubertad y terapia de hormonas a individuos transgéneros y no binarios menores de 19 años.

Además, la medida también prohíbe los tratamientos quirúrgicos que, de acuerdo con los especialistas, son extremadamente extraños para los menores.

Consecuencias nefastas para los menores transgéneros

Se provocaría un daño inmediato e irreversible a los jóvenes transgéneros

El juez Burke dejó en su lugar la parte de la legislación que prohíbe las intervenciones quirúrgicas que llegan a alterar el sexo, además de otras disposiciones que prohíben a los funcionarios educativos mantener en secreto cierta información de identidad de género de los padres.

La demanda, que fue presentada por varios grupos de derechos civiles en representación de 4 familias de Alabama, 2 médicos y un ministro; expone que la prohibición causaría un daño “inmediato e irreparable” a las personas demandantes; y que la medida está violando algunos de sus derechos consagrados en la Constitución.

Fue necesario el pronunciamiento del Departamento de Justicia de los Estados Unidos; el cual se unió al caso y aseguró que la ley de Alabama violó la garantía de la Constitución de EEUU de protección igualitaria ante la ley.

Anteriormente, la gobernadora republicana Kay Ives; dijo después de firmar la ley el pasado mes de abril; que pensaba firmemente que, “Si Dios te hizo niño, entonces eres un niño, y que, si te hizo niña, eres una niña”.

Mientras que una ley semejante, pero de menor alcance en Arkansas, ya fue bloqueada por la corte el año pasado antes de que pudiera entrar en vigencia.

De espaldas al juramento hipocrático

La médico Morissa Ladinsky, dijo en una entrevista esta semana que; es la primera vez que una legislación busca obligar a decidir entre una posible condena por delito grave o dar la espalda a los principios fundamentales del juramento hipocrático. Ladinsky codirige una clínica de salud de género en la localidad de Birmingham y es testigo de los grupos demandantes.

Las organizaciones médicas y profesionales de la salud mental más importantes, aseguran que la atención médica vinculada con la transición, logra salvar vidas al minimizar el riesgo de depresión y de suicidio en personas no binarias y transgénero.

Los derechos de las personas transgénero han surgido como un tema importante en las guerras culturales previo a las elecciones legislativas de noviembre en EEUU. Los legisladores de la bancada republicana han presentado cientos de proyectos legislativos en las legislaturas estatales; y la mayoría de estos están dirigidos a los jóvenes transgéneros.

Posibles consecuencias nefastas para los menores transgéneros

Varios activistas conservadores y republicanos están promoviendo las leyes como garantías para los niños y los derechos de los padres. Por su parte, los opositores, donde están incluidos los demócratas y los grupos LGBTQ, aseguran que la legislación es dañina, innecesaria y provocaría nefastas consecuencias para los jóvenes transgéneros.

De acuerdo con una encuesta llevada a cabo por “The Trevor Project”, una organización sin fines de lucro; el 93 % de los jóvenes transgéneros y no binarios, señalaron que les preocupa que a la persona transgénero le sea negado el acceso a la atención médica de afirmación de género a causa de las leyes estatales o locales.

Jennifer Levi, quien es directora del Proyecto de Derechos Transgéneros de GLAAD; señaló La decisión para bloquear parte de la ley de Alabama “fue todo un alivio”. Y Levi manifestó que los padres no deben ser castigados por buscar lo mejor para sus hijos.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil