Icono del sitio Noticias.info

Financiación para dummies

Explicamos para los inexpertos algunos de los conceptos básicos y ver algunos de los tipos de préstamos que están en auge en España y Latinoamérica

Cada vez es más frecuente la siguiente situación en las familias españolas y de Latinoamérica. Llega finales de mes y hemos gastado casi todo, o todo, el sueldo del mes o de los ingresos que entran en casa. Y, para más INRI, no podemos acudir a nuestros ahorros por el sencillo motivo de que no tenemos. ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo podemos superar la situación en la que estamos inmersos para poder salir adelante?

Llegar a una situación así no es de buen gusto para nadie. Situaciones límites que pueden poner en peligro las relaciones familiares y la buena sintonía en casa. Por ello, vamos a ver algunos conceptos básicos a tener en cuenta para poder superar esta situaciones en las que nuestros ingresos no nos dan para hacer frente a nuestros gastos mensuales. Algo que probablemente se deba más a una mala gestión de las finanzas personales que a otra cosa.

Así que vamos a ver qué es lo que podemos hacer

En primer lugar, lo que cualquier persona debe hacer es analizar detenidamente su situación económica actual. Ver en detalle cuáles son los gastos fijos, cuáles los variables y establecer prioridades en función de los ingresos. Aquí tenemos ya conceptos financieros que debemos empezar a asumir y a dominar.

Los gastos fijos son aquellos que hacen referencia a los que vamos a tener todos los meses en el hogar y que no vamos a poder evitarlos. Estaríamos hablando de los relacionados, por ejemplo, con el pago de la vivienda, la luz, el agua, la comida, así como con los relacionados con la educación de los hijos. Son los gastos más importantes al ser constantes durante todos los meses y son los que debemos tener en cuenta.

Por su lado, los gastos variables son aquellos que no están presentes todos los meses y pueden hacer referencia a una multitud de conceptos. Así, por ejemplo, la compra de regalos, de televisiones, los viajes de vacaciones, salir a cenar a un restaurante… Son algunos ejemplos de los gastos variables que una familia puede tener a lo largo de un año.

Para hacer una buena planificación y evitar caer en situaciones extremas hay que controlar y equilibrar los dos conceptos. Por ello, cuando la familia está en una situación en la que se ve abocada a solicitar préstamo debe empezar a contar la devolución de este crédito como uno de sus gastos fijos, ya que se va a convertir en una cantidad de dinero recurrente que va a tener que aportar todos los meses (o en función de lo que haya acordado).

Los préstamos son una excelente opción a la hora de salir de situaciones en las que queramos necesitemos el dinero para una compra importante y que no puede aguantar, o para afrontar el pago de una reparación importante. A la hora de solicitar un crédito deberemos analizar las condiciones del mismo y entrar en el detalle de los tipos de interés y el tiempo que acordamos para su devolución. Y no olvidarnos de los detalles relacionados con el incumplimiento o los retrasos de la devolución del préstamo. Con todo analizado y comparado entre diferentes opciones, el interesado puede encontrar en el mercado actual una excelente oferta de créditos personales para mejorar su situación financiera.

Sin embargo, la coyuntura económica actual no facilita, ni mucho menos, la concesión de créditos a las personas que más lo necesitan. Las duras condiciones que exige la banca tradicional hace prácticamente imposible que muchas familias puedan recibir ese ingreso que les permitiría superar la mala racha por la que atraviesan y superar. Para conseguir esta financiación, los créditos rápidos son una excelente opción.

Este tipo de préstamos online tiene una serie de ventajas muy apreciables para la población, ya que ofrece un tipo de interés muy similar al de la banca tradicional, pero con unas condiciones de concesión mucho más relajadas, lo que propicia que las personas puedan acceder a financiación con más facilidad que con otros canales.

Todo es a través de internet

Y todo, además, a través de internet y sin tener que moverse de casa, lo que agiliza mucho la situación de familias que tienen que abonar una reparación en el hogar, como puede ser una fuga de agua, al no tener un seguro de la vivienda contratado. Son situaciones extremas que requieren de agilidad y de disponer del dinero en efecto con rapidez para evitar daños mayores. Y los créditos online lo hacen posible.

De hecho, la solicitud de préstamos online está de moda en España desde hace años, haciendo posible la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, evitando ahogos económicos y posibilitando el disfrute del tiempo libre. En este sentido, este tipo de créditos online suelen ser de pequeñas cantidades económicas, no más de 3.000 euros, y además de para afrontar pagos urgentes también suelen ser usados por personas que, con un trabajo estable, necesitan una cantidad de dinero para organizar un viaje.

Por ello, el periodo estival es uno de los momentos del año en los que más crece la concesión de este tipo de préstamos en el país de la piel del toro. Algo que volverá a suceder este 2021 con la reapertura de las fronteras y la existencia de un gran interés por viajar y olvidarse de un año marcado por la pandemia.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil