Los mejores modelos de portátiles i7 baratos: potencia al mejor precio

Los modelos de portátiles con procesadores i7 han inundado el mercado, transformándose en una de las configuraciones más abundantes y preferidas por la mayoría de usuarios. El motivo de elegir esta solución frente a otras se apoyaba sobre premisas como el gran rendimiento y la eficiencia que aportaban, alargando la vida de la batería más allá que otras alternativas.

Sin embargo, la gama Intel Core i7 pertenece a la serie de alto rendimiento, es decir, una de las soluciones más caras frente a otras como los i3 o i5. No obstante, es posible encontrar algunos modelos de portátil i7 baratos en el mercado, consiguiendo así potencia al mejor precio.

¿Necesito un portátil i7?

Un portátil i7 es un modelo de gama alta que permite obtener un magnífico rendimiento en todo tipo de tareas. Por tanto, es una de las mejores opciones para los que buscan portátiles “todoterreno” en los que poder obtener un gran desempeño tanto en navegación, multimedia, videojuegos, virtualización, compilación, codificación, etc.

Esto es debido al gran rendimiento single-core que tienen estas microarquitecturas, por lo que los videojuegos y otras aplicaciones pueden extraer todo el rendimiento. Mientras que su mayor recuento de núcleos frente a los i3/i5 hacen que se comporten de manera excepcional en software que aprovecha bien el paralelismo, como el de edición de vídeo, programación, hipervisores, etc.

En definitiva, son la mejor opción para los que buscan mover software pesado de una forma ágil y también para uso profesional, así como una solución equilibrada entre las opciones i3 e i5 y los caros i9 si se atiende a rendimiento, precio y consumo.

Ventajas y desventajas de un portátil i7

Un modelo de portátil i7 cuenta con una serie de ventajas y desventajas que se deberían conocer a la hora de elegir, ya que se puede ajustar a la perfección a ciertas necesidades de usuarios muy específicas.

Entre las ventajas de los portátiles con procesador Intel Core i7 destacan:

  • Son la configuración más extendida, por lo que se encontrará una enorme cantidad de marcas y modelos de ordenadores muy diferentes que se ajustan a un gran abanico de usuarios y presupuestos. Otros modelos de procesador no son tan abundantes, por lo que limitan algo más a la hora de encontrar variedad. Desde los habituales Acer, ASUS, HP, Lenovo y Dell, hasta otros destinados a sectores más específicos como los MSI para gaming.
  • Están diseñados para ofrecer un gran rendimiento, más aún si vienen acompañados de unas especificaciones de hardware acordes con el i7. Con estos procesadores se puede conseguir una enorme velocidad dada su alta frecuencia de reloj, tanto en software que aprovecha el rendimiento single-core como en software que exprime mejor el paralelismo (por su número de núcleos). Además, también cuentan con tecnologías de virtualización, seguridad, HyperThreading para procesar varios hilos simultáneamente, y Turbo Boost para mejorar el rendimiento cuando se necesite.
  • Tanto los usuarios con preferencias de alto rendimiento como los que buscan eficiencia para alargar la autonomía de sus baterías estarán cubiertos con un portátil i7. Estos procesadores cuentan con una magnífica relación potencia/vatio, además de integrar tecnologías para reducir el consumo de forma dinámica.
  • Los modelos de notebook i7 suelen implementar soluciones de refrigeración bastante silenciosas.

En cuanto a las desventajas, un equipo i7 tiene:

  • Suelen ser entre 5 y 8 veces más caros que un i3 y otros modelos de gama baja, y entre un 50-80% más caros que un i5. En cambio, también tienen un desempeño mayor. Es decir, pueden ser caros, aunque existen multitud de modelos baratos que merecen la pena. Por ejemplo, se pueden encontrar modelos Dell, HP, ASUS, Lenovo y Acer por buenos precios.
  • Si solo cuentan con una solución de GPU integrada (iGPU), siguen teniendo un desempeño gráfico limitado. Por eso, es preferible elegir equipos con gráficas dedicadas si se va a usar para gaming. Sin embargo, las nuevas generaciones de gráficas integradas de Intel cuentan con rendimientos aceptables y soporte para 4K.
  • Pueden tener un consumo mayor que los i3 e i5 dado que trabajan a una mayor frecuencia y cuentan con más núcleos activos que alimentar.
  • Disipan mayor calor que otras soluciones más modestas, aunque el throttling y otras funciones de gestión de energía funcionan muy bien para minimizar el consumo cuando la carga de trabajo no lo necesita o cuando la temperatura se dispara.

¿Cuál es la configuración de hardware más adecuada para un i7?

Cuando se elige un portátil i7, uno de los mayores errores es elegir un equipo con unos componentes de hardware que no van acorde con el rendimiento del procesador. Esto termina con cuellos de botella o techos que lastran el desempeño en ciertas aplicaciones o la movilidad de estos equipos. Por tanto, es importante conseguir configuraciones equilibradas:

  • RAM: se deberían elegir modelos con al menos 16 GB de RAM para obtener grandes resultados. Las configuraciones de 8GB se han quedado algo cortas para algunos objetivos, aunque esto dependerá mucho del uso que le de cada usuario.
  • GPU: mejor si existe alguna tarjeta gráfica dedicada, como una AMD o NVIDIA. Esto es algo complicado de encontrar en algunos ultrabooks, aunque no es imposible. Con una GPU dedicada se conseguirán rendimientos muy superiores, además de mejor soporte para títulos AAA.
  • Almacenamiento: suele ser frecuente que los nuevos portátiles i7 incluyan discos duros SSD M.2 NVMe PCIe, sin embargo, aún hay algunos modelos que siguen empleando medios SATA que habría que evitar. Con estos medios de estado sólido se consiguen mejoras considerables en los accesos a la memoria secundaria, lo que repercutirá de forma muy evidente en la carga del software y el tiempo de arranque. En cuanto a la capacidad, vuelve a ser un tema algo específico según las necesidades de cada usuario.
  • Batería: debería ser una unidad que al menos dure 9 horas o más. Esas cifras de autonomía son decentes para un portátil i7. No obstante, esto no solo dependerá del procesador, también del tamaño de pantalla (mientras mayor sea la pantalla, mayor demanda de energía hará) y otros componentes de hardware.

Los portátiles i7 han llegado con fuerza. Cuando se busca un dispositivo que sirva tanto para ocio como para trabajar, son sin duda la mejor opción.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil