Icono del sitio Noticias.info

Científicos no se explican por qué el robot Perseverance falló en su misión de tomar una muestra de roca en Marte

Teorías sobre lo ocurrido con el robot Perseverance

El robot Perseverance falla al intentar recolectar muestras de roca de Marte

Durante la misión a Marte para tomar muestras de una roca del planeta, los científicos de la NASA tenían preparado al robot Perseverance para que recolectase tal muestra. Sin embargo, en su primer intento algo falló impidiendo que el objetivo se alcanzase.

Todo parecía indicar que los sistemas de Perseverance funcionaban a la perfección. No obstante, cuando los especialistas examinaron con detalle el tubo en el que se supone debían haberse recolectado las muestras de roca; se dieron cuenta que estaba completamente vacío.  

En base a este hecho, los científicos a cargo de la misión tienen la creencia de que las características de las rocas que iban a ser recolectadas, pudieron ser la principal causa del fallo. Aunque las imágenes que llegan del planeta Marte deberían contribuir a determinar que fue lo que realmente sucedió.

Teorías sobre lo ocurrido con el robot Perseverance

De acuerdo con lo expresado por la directora del proyecto Perseverance en el Laboratorio de Jets Propulsados de la NASA en el estado de California, Jennifer Prosper, la principal sospecha que se tiene acerca de lo ocurrido durante la misión es que la roca no reaccionó de la manera que ellos esperaban mientras se realizaba la extracción; y no por un fallo en el hardware del sistema de depósito que toma las muestras.

Asimismo, Prosper señaló que, “durante los próximos días el equipo se centrará en analizar la información ya obtenida; así como también en adquirir más datos diagnósticos que nos permitan entender cual fue la principal causa que ocasionó que el tuvo se encontrara vacío”.

¿Cómo funciona Perseverance?

En cuanto a la estructura del robot Perseverance, este cuenta con un sistema de perforación y extracción de rocas ubicado en el extremo de su brazo que mide más de dos metros de largo.

Este particular mecanismo lo vuelve capaz de cortar y extraer muestras de roca del planeta rojo del tamaño de un dedo humano aproximadamente; para posteriormente pasarlas a la unidad de procesamiento que se encuentra en el interior del ingenio de la NASA. Lugar donde quedan empaquetadas y selladas dentro de unos cilindros de titanio.

Sin embargo, antes de pasar por el proceso de sellado, una cámara y una sonda se encargan de evaluar la cantidad de material recolectado; para determinar si es apto para ser conservado.

El pasado 6 de agosto quedó registrado cuando al ser completada la tarea de recolección de muestras, el tubo permaneció vacío.

La complejidad del planeta rojo

A lo largo de los estudios que se han realizado en Marte, se ha podido observar que, su superficie no es fácil de descifrar. Ya que, en el año 2007, cuando el vehículo Phoenix de la NASA intentó desplazarse por la superficie, se dieron cuenta que el suelo de la región ártica del planeta presentaba una consistencia pegajosa que dificultaba la tarea de tomar las muestras para el laboratorio a bordo.

Mientras que, en el año 2018, el equipo de InSight no pudo alcanzar su objetivo principal de instalar en el suelo de Marte un aparato de medición de temperatura; puesto que el subsuelo fue determinado como un área increíblemente resistente.

Misión del robot Perseverance en Marte

En febrero de este año, el vehículo logró aterrizar en un cráter de Marte de unos 45 kilómetros de ancho, conocido como “Jezero”. El propósito de Perseverance fue averiguar si existía vida en el planeta rojo o si en algún momento existió.

Una de las formas en las que los expertos esperaban lograr su objetivo era que Perseverance pudiera recolectar muestras rocosas de Marte; para posteriormente enviarlas a la Tierra y estudiarlas a detalle. Sin embargo, durante el primer intento que se realizó en una roca de la cual se tiene la creencia que formó parte de Jezero; no pudo ser posible recolectar la muestra.

Por su parte, los científicos tienen la creencia de que se puede determinar la antigüedad de la roca con exactitud. De ser así, esto permitiría detallar una cronología que explique todo lo que ocurrió luego en el cráter.

De acuerdo con las imágenes capturadas por el satélite, los expertos estiman que en Jezero existió un lago hace miles de millones de años. Lo cual da a entender que este tipo de ambiente pudo haber sido proclive a la generación de microorganismos.

Mientras tanto, el director científico de la NASA, Thomas Zurbuchen, señaló que, confía en que los ingenieros comenzarán pronto a trabajar para investigar que fue lo que ocurrió en el tubo de muestras; para así poder tomar cartas en el asunto.   

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil