El coche chirría cuando freno, ¿son los discos de freno?

Los discos de frenos de un coche determinan muchos aspectos sobre este. El chirrido, que es un ruido muy molesto, se produce cuando no hay un buen rodaje de la pieza o porque las hemos comprado de muy baja calidad pero, ¿sabías que hay otras causas que también nos pueden perjudicar?

La suciedad y el óxido hacen que el elemento se desgaste sin que funcione como debería así que, si has notado recientemente que algo no va bien al conducir, lo mejor es que te pongas en contacto con un mecánico para que eche un vistazo al accesorio y tú ganes tranquilidad con el resultado.

¿Por qué se producen chirridos en los frenos?

Las causas por las que se producen chirridos en los frenos pueden ser muy amplias y, aunque todo viene a relacionarse con lo mismo, es importante saber diferenciar las unas de las otras porque solo así daremos con la raíz del problema, aquello que no está funcionando bien y nos impide disfrutar de la conducción.

Al vigilar nuestro automóvil no solo garantizamos que esté más tiempo en activo sino también un buen dinamismo en carretera. Esto, que resulta fundamental, puede verse afectado por algo tan simple como las pastillas pero, ¿qué otras cosas pueden provocar ese ruido tan molesto? A continuación, te dejamos algunos ejemplos:

Suciedad en las pastillas de freno

La suciedad incrustada puede hacer que el coche no frene bien o tenga alguna que otra reacción involuntaria. Cuando llevamos mucho tiempo conduciendo el polvo se acumula y debemos quitarlo para que todo vuelva a la normalidad. Haciendo frenados cortos y con mucho cuidado conseguiremos limpiar los restos rápidamente.

Frenos llenos de aceite

La grasa o el aceite también influyen en la calidad de frenado del coche y es que, con algo tan simple nos podemos cargar las piezas. Limpiarlos cuidadosamente es la solución aunque solo se recomienda solamente usar pasta de cerámica (conocida igual como pasta de montaje) porque es lo que menos los daña.

Disco de freno oxidado

Al igual que ocurre con el polvo, el óxido también puede ser un agente corrosivo para nuestra puesta en marcha. Bastante común en los coches que han tenido una vida útil larga, es importante que revisemos su estado de vez en cuando para que no tengamos ningún susto que podamos lamentar.

Frenos no rodados correctamente

Si en un coche se cambia los discos de freno hay que hacer un buen rodaje inicial para que el vehículo vaya correctamente. Así, con una conducción suave durante 500km podremos asentar los diferentes elementos que, de no cuidarlos, pueden conseguir que el conjunto no nos vaya correctamente. ¿Lo has mirado ya?

Discos de freno perforados

¿Te has fijado en si tus discos de freno son perforados o rayados? Con este diseño el chirrido viene de serie y es por ello que debemos controlar qué es lo que estamos comprando para no cometer errores. La tecnología con la que están fabricados hace que creen ruidos especialmente molestos pero, independientemente a esto, hay personas que están más que contentos con el resultado final.

¿Qué puedo hacer contra el chirrido de los frenos?

Que el chirrido de los frenos es algo bastante molesto es una realidad que conocemos todos, un dato que por desgracia no podemos ignorar pero, ¿podemos hacer algo nosotros como usuarios? En ocasiones, basta con limpiar los sistemas y recubrirlos con pasta cerámica aunque esto no siempre es así.

Cuando tengamos una complicación con el coche, sea cual sea, si no sabemos la manera en la que enfocarlo, lo mejor es que nos pongamos en contacto con un mecánico, un profesional de este contenido que ahora mismo estamos trabajando. Solo de esta forma caeremos en la cuenta de qué es lo que ocurre.

Los discos de freno se deben cambiar cada cierto tiempo. Si no nos dedicamos al sistema del coche es algo normal no ver qué es lo que está pasando o de qué manera podríamos agilizar las cosas. Si bien siempre que podamos limpiar las piezas lo ideal es que lo valoremos nosotros mismos, para revisiones más grandes se recomienda la mano de obra de un mecánico real.

En definitiva, un coche puede chirriar por muchas cosas distintas pero siempre estará relacionado con los frenos y/o el cambio de pastillas que le tengamos que hacer. Esto, que es algo que debemos tener siempre presente, se soluciona viendo cuáles son las distintas alternativas que se barajan y aquí, el papel del mecánico -si no sabemos qué hacer al respecto- es un detalle que debemos tener en cuenta.

¡No te lo pienses! Si desde hace tiempo vienes viendo cómo tu vehículo no va igual que siempre, lo mismo es que debes dar un repaso a este apartado para que todo vuelva a la normalidad. Con buenos mecánicos a disposición, ¿por qué no te dejas de interpretaciones y comienzas a buscar alguien que de verdad te ayude con esto?

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil