Bolsos Monai: la sostenibilidad hecha moda

El cambio climático es sólo una de las muchas consecuencias negativas que se derivan de los hábitos de consumo masivo que han caracterizado estas últimas décadas.

La mayor parte de los consumidores sienten una constante inquietud que les impulsa a la compra masiva de productos por lo demás innecesarios, de los que perfectamente podrían prescindirse.

Ante esta demanda, muchas fábricas, especialmente las más grandes, aumentan su oferta a través de altos niveles de producción, los cuales requieren de una fabricación constante, a un ritmo vertiginoso con el que hacer frente a un número elevado de pedidos en el mercado.

Consecuentemente, esto conduce a mayores niveles de contaminación y otros tantos problemas originados por las industrias, que quieren fabricar más en menos tiempo, recurriendo a materias primas y procesos en los que se pierde de vista el reciclaje, la reutilización de desechos… pese al impacto medioambiental tan negativo que ello conlleva.

La industria contaminante de la moda

La industria de la moda es una de las incluidas en este sector. Sólo las fábricas textiles son responsables del 20% de los residuos tóxicos que se vierten en el agua. Ya se sabe que sólo un par de pantalones vaqueros suponen una inversión de miles de litros de agua que conducen a una gran contaminación.

Con la mirada puesta en poder ofrecer productos manufacturados artesanalmente, a fin de contribuir a proteger el medioambiente, nace la empresa Bolsos Monai, que ofrece soluciones creativas coordinadas con el reciclaje y la preservación de la flora y la fauna de nuestro planeta, mediante productos libres de crueldad animal.

Bolsos Monai se desvincula de esas otras marcas que basan su fabricación en la deslocalización del trabajo. En estas empresas, las prendas se confeccionan en Asia, en establecimientos precarios donde los trabajadores a menudo son jóvenes en edad de estudiar que son sometidos, sin embargo, a condiciones de explotación laboral.

Este tipo de compañías conducen a una economía lineal, basada en la producción-consumición-eliminación, de modo que las fábricas producen una serie de ítems que luego el cosumidor adquiere para darles un único uso y acto seguido, tirarlos. En cambio, con la economía circular de Bolsos Monai sucede lo contrario.

Bolsos Monai: la moda artesanal eco

En este último modelo de economía basa Bolsos Monai su producción textil, un sistema por el que se tiene en cuenta el reciclaje y la reutilización de las materias primas en cada uno de sus procesos de fabricación y posterior utilización.

Esta empresa gestiona los residuos durante la confección del propio artículo de moda. Todos los complementos se realizan sosteniblemente, sin explotación laboral de por medio. Las materias primas se caracterizan por ser telas recicladas, en su mayor parte procedentes de restos de telas ya previamente utilizadas.

En otros casos, las telas recicladas son de «nueva fabricación», a partir de tejidos obtenidos de fibras recicladas. Algunos de sus bolsos sostenibles se confeccionan con tejidos orgánicos como el algodón y materias primas naturales de cuero vegetal o corcho. En cualquier caso, los artículos de Bolsos Monai cuentan con los sellos Global Recycled Standar GRS y el sello GOTS, que acreditan precisamente la ecología de sus prendas.

Bolsos Monai realiza la moda artesanal con cariño y con pedidos bajo demanda, con lo que la producción comprende sólo los artículos que el consumidor requiere, evitando el malgasto. Esta medida entra dentro de la filosofía del «zero waste» o residuo cero. En la web, además, dan la posibilidad de donar bolsos viejos que ya no se utilicen, para de ese modo confeccionar unos nuevos que puedan venderse. Esta es una iniciativa que se engloba dentro de lo que se comentaba anteriormente sobre la economía circular.

Sus gerentes: Mujeres comprometidas con el arte del diseño y la artesanía

Entre sus profesionales se cuentan creadoras de proyectos y diseñadoras, historiadoras de arte, ingenieras industriales de profesión y amantes de los accesorios artesanales. Aida Moratinos y Mónica Moratinos son las dos mujeres que dirigen este negocio, posicionándose como emprendedoras de éxito con una experiencia ya de 6 años en la industria de la moda artesanal y sostenible.

Ambas hermanas decidieron abrir una tienda online en 2016, donde exponen los productos que desarrollan desde su taller de Valladolidad, algunos de los cuales son artículos de edición limitada, pero con la garantía eco.

Paralelamente a los productos habituales de su línea, reallizan encargos personalizados, que se adecúan a las necesidades requeridas por el consumidor, el cual puede contactar con ellas y recibir a cambio un asesoramiento arreglado a sus gustos.

Dentro de su filosofía de cero residuo, Bolsos Monai ha logrado bajar las emisiones de CO2 de su empresa a 92 Kg y reciclar en la producción textil 29 Kg de tejidos.

Productos

Entre los accesorios artesanales, el comprador puede encontrar colgantes, pulseras y pendientes de madera de bambú, tejido denim (el utilizado en los pantalones vaqueros o jeans)… Mientras que en los bolsos, los hay de algodón orgánico, tela poliéster reciclada, corcho natural… Y en varios formatos: tote bags, bandoleras, bolsos de mano, mochilas, etc.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil