Los bacteriófagos y los virus Caudovirales que se encuentran en el microbiota intestinal influyen en el cerebro

Estudio revela que los virus Caudovirales presentes en el intestino pueden mejorar la memoria

Una investigación desarrollada por el Instituto de Investigación de Girona Josep Trueta (IDIBGI), asoció la presencia de los virus Caudovirales en el microbiota intestinal con una mejoría en las funciones de la memoria en moscas, ratones y en humanos.

Los bacteriófagos y los virus Caudovirales que se encuentran en el microbiota intestinal influyen en el cerebro

El estudio fue desarrollado por el IDIBGI y contó con la participación de la Universidad de Alicante (UA). En el trabajo de investigación se demostró que el virus Caudovirales presente en los intestinos está relacionado con las funciones cognitivas y con la memoria.

Los resultados de la investigación, la cual fue liderada por los doctores Jordi Mayneris-Perxachs y José Manuel Fernández-Real; pertenecientes al grupo de Nutrición, Eumetabolismo y Salud del Inst. Biomédica de Girona Josep Trueta; también lograron demostrar que los bacteriófagos presentes en el microbiota intestinal pueden influir en la relación que existe entre el microbioma y el cerebro.

Este estudio también contó con la colaboración de los investigadores Manuel Martínez-García y Francisco Martínez-Hernández, quienes pertenecen al departamento de Fisiología Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante. Participaron en la aportación basada en la identificación, por medio de herramientas bioinformáticas, de los virus Caudovirales presentes en los procesos de memoria. Además, lograron detectar las células hospedadoras de dichos patógenos.

La presencia de los virus Caudovirales mejora la función de la memoria y el Microviridae deteriora el cerebro

La UA explicó que el trabajo de investigación se ha enfocado en el estudio de dos tipos de bacteriófagos prevalentes en el microbiota intestinal humana, que son los virus Caudovirales y los Microviridae; los cuales son un tipo de virus que se replica en las bacterias que significa uno de los vacíos más grandes en el conocimiento del microbioma del ser humano.

Fernández-Real explicó que el estudio comenzó con una muestra de 114 individuos, luego esta muestra fue llevada a 942 personas. Los científicos encontraron que los sujetos con más Caudovirales presentaban un mejor rendimiento de la memoria verbal y de los procesos ejecutivos. Mientras que la presencia de niveles más altos de Microviridae fue relacionada con un mayor deterioro de la capacidad del cerebro.

Por otro lado, se realizaron encuestas alimentarias para conocer la forma en que las personas llegaron a acceder a estos virus. Con lo que pudieron conocer sus dietas y lograron hallar que los sujetos con mayor cantidad de Caudovirales en su microbiota intestinal; eran los que consumían más productos lácteos de manera habitual.

Los virus Caudovirales que se encuentran en el microbiota intestinal influyen en el cerebro

¿Cuál es la relación que existe entre el consumo de lácteos y las funciones cognitivas?

Este descubrimiento también se sumó a otras investigaciones anteriores, que indicaban que las personas que ingerían más lácteos llegaban a tener mejores funciones cognitivas.

Sin embargo, para mejorar y reforzar todavía más los resultados del estudio, también se realizó un experimento con ratones; basado en el microbiota presente en las distintas muestras de heces de los humanos, las cuales fueron trasplantadas en los intestinos de los ratones.

Al respecto el doctor Rafael Maldonado dijo que; los roedores que recibieron un microbiota abundante en Caudovirales, dieron como resultado un mejor rendimiento cognitivo que el resto de los ratones. Presentando mejoras notables a nivel de la memoria emocional y de la memoria espacial.

La participación de las moscas

En otro experimento para confirmar los hallazgos, que fue realizado con la utilización de moscas, la Drosophila melanogaster; también llamada la mosca de la fruta, como modelo animal.

En una primera etapa, un conjunto de moscas se alimentó son suero lácteo; este grupo demostró tener más memoria que un segundo grupo de Drosophila que fue alimentado con el suero lácteo esterilizado; es decir, sin virus.

Luego se repitió el experimento con los insectos, aunque esta vez se suplementó la alimentación de las Drosophilas con los bacteriófagos aislados y los resultados se repitieron de nuevo; entonces fueron observados un conjunto de genes en el cerebro del insecto. Los investigadores hallaron que la presencia de los Caudovirales regulaba al alza la producción de genes asociados con la función de la memoria.

En la Universidad de Alicante llegaron a la conclusión que los resultados de este trabajo refuerzan la consideración de los virus bacteriófagos como factores influyentes en la relación que hay entre el microbioma humano y el cerebro.

Por otro lado, este estudio abre la puerta a nuevas líneas de investigación; como, por ejemplo, el estudio de posibles suplementos en la alimentación con este virus de manera aislada para lograr mejorar las capacidades cognitivas de la gente.

Compartir noticia: