¿Los padres tienen alguna culpa sobre el bullying que practican sus hijos?

La intimidación escolar o bullying, es una fuerte problemática hoy en día, que perjudica la vida de muchos niños a nivel mundial y nos atrasa como sociedad. Lo cual ha conllevado a que los especialistas tomen iniciativa propia y se cuestionen el por qué sucede esta problemática, donde está el origen de ello, de donde nace el interés de un menor a ofender a su igual.

¿Por qué realizar bullying?

La institución Cola Cao, fomentó un reportaje basado en el bullying junto al Consejo Superior de Deportes, el cual está titulado como Somos Unicxs. Es la nueva decisión con más importancia. Pues por una parte brinda tres panoramas diferentes, distribuidos en el abusador, el perjudicado y el espectador.

Por otra parte, relata que el caso de reconocidos atletas, que han pasado por bullying y que cuentan testimonios personales. En la vida real, esto es cierto, lamentablemente muchos deportistas exitosos han sufrido de este abuso; como Ray Zapata y Carolina Marín, y muchos más individuos con diferentes desempeños.   

Luego numerosos estudios basados en el bullying, todavía existen muchas incógnitas sin resolver con respecto a este tema. Sin embargo, sí han logrado acertar en algunos puntos. Una de las razones la podemos hallar en la niñez. Al parecer, el abuso infantil promueve esta clase de comportamientos. En otros términos, los padres abusivos pueden ser la razón por la cual el niño se transforme en un bravucón en el colegio haciéndole bullying a sus compañeros.

¿De dónde proviene el Bullying?

En tal punto, una investigación subida a la revista “Child Abuse and Neglect”, concluyó que una conducta muy negativa de los padres del niño incrementa las posibilidades de criar a una víctima o victimario. Luego de analizar diferentes informes realizados por los especialistas, basándose en el bullying, determinaron que a varios de los abusivos los unía una misma característica, y es que habían sido víctimas de negligencia infantil.

Pero, por otro lado, cuando en una vivienda se mantiene una buena relación, responsabilidad afectiva, una buena comunicación y cuidados adecuados, disminuye las posibilidades de que les sucedan situaciones de bullying.

Normalmente los pequeños imitan a los mayores y adoptan las conductas que más tengan presentes. Durante la niñez, ellos imitan las actitudes de sus padres, son su ejemplo a seguir y esto se puede interpretar tanto para bien como para mal. Es por ello que debemos ser más conscientes, para formar buenas personas, y avanzar como sociedad.

Las conductas erradas llegan a ser normalizadas por los niños

Si ofendemos a nuestros hijos y los hacemos sentir inferior al momento de cometer errores, es probable que reaccionen de igual manera con las amistades del colegio. Igualmente, cuando son perjudicados de maltratos en el en hogar de cualquier tipo, asumirán que es lo correcto y normalizaran conductas erradas. Lo cual les traerá muchos inconvenientes al momento de relacionarse con la gente de su alrededor.

Lo más grave de toda esta situación, es que los abusos infantiles se transforman en entornos familiares llenos de negligencia; y que trasmiten esta clase de conductas de generación en generación. La cadena de ABC News tuvo una plática con Nick Schiavone, un padre que en su infancia fue una víctima del bullying y negligencia infantil. Actualmente es un padre soltero que acude a terapias para canalizar su ira al momento de formar a sus niños.

Él explica que su papá era un abusivo. Lo maltrataba verbal y físicamente, hasta el punto de tirarlo al piso. Y es lo que menos quisiera hacerles a sus hijos, él está consciente de como esto puede afectar de manera negativa como persona. Él es miembro de un programa para afianzar los lazos de la familia, el cual está determinado por National Exchange Club Foundation.

La jefa de la institución Karen Askew, determinó que muchos de los individuos que asisten allí, lamentablemente fueron víctimas de bullying y sufrieron maltratos en casa. Todos ellos comparten una misma idea, y es que no le quieren hacer esos maltratos a sus niños; sin embargo, los seres humanos suelen formar a sus hijos de la misma manera en la que los formaron.

¿De dónde proviene el Bullying?

Los hogares de madres o padres solteros son más vulnerables

Provenir de un entorno familiar de padre o madre soltera, puede ser causante de trastornos de personalidad, conllevados por la falta de responsabilidad afectiva. El niño llamará la atención en la escuela, como manifestación a la carencia de amor en casa, lo que puede significar fastidiar a los compañeros del colegio.

Es bien sabido que los abusadores en el colegio son rechazados por las críticas sociales, en varias ocasiones suelen ser los bravucones, pero también populares. Esto les hace pensar que tienen poder sobre alguien y sienten que cuentan con el apoyo que anhelarían tener en el hogar, es por ello que continúan con este mal comportamiento.

Aunque no siempre los hijos que se han formado en un ambiente abusivo se transforman en abusadores. Muchos han sido hijos de padres negligentes, pero al recibir clases de antibullying en la escuela evitará que se fomente esta conducta. Así lo explicó la maestra de educación infantil, en la Universidad de Carolina del Norte, Dorothy Espelage.

La profesora explicó que la apariencia del bravucón de la escuela, a la que estamos acostumbrados a ver se ha modificado a través de los años. Pasaron de ser intimidantes a ser simpáticos y más sociables. Hasta pueden ser los favoritos del profesor, solo que utilizan las intimidaciones cuando creen que lo necesitan.

Líderes de la manada y tener el control

La profesora explicó que quieren tener el control, ser líderes de la manada.  Y su manera de lograrlo es hundiendo a los demás, es una especie de modalidad con jerarquía, o como pasa en la naturaleza, el más apto sobrevive.

Por otra parte, los especialistas en salud conductual de Kids Health afirman que algunos fastidian a sus amistades o compañeros porque en sí mismos tienes baja autoestima; no son seguros de sí mismos. Someter a los demás menores, los incita a creer que son líderes, que tienen el control, como si fueran una persona importante.

A la vez drenan sus frustraciones y de alguna manera canalizan su ira. También existen quienes no se relacionan con los demás compañeros y no están conscientes de que esta conducta simplemente no está bien.

Existe una causante biológica y ambiental

El especialista en la ira y maestro del Centro de Estudios Infantiles de la Universidad de Yale, Denis Sukhodolsky; realizó un estudio para llegar al fondo de la causante ambiental y biológica que incita al niño a tratar mal y denigrar a sus compañeros que también son unos niños.

El equipo de investigación al que asistió este profesor concluyó que los abusadores padecían de una inestabilidad emocional; en otras palabras, no sabían identificar cuando alguien estaba molesto. También, a través de pruebas cerebrales, hallaron que tenían diferencias en el cerebro los que solían practicar abusos.

Pues la ignorancia social es una característica que los abusadores mayormente comparten con los perjudicados, los cuales también les cuesta socializar, hacer relaciones interpersonales. Así lo explican las investigaciones.  

El docente cree que no hay una sola herramienta que solucione el bullying; sin embargo, está consciente de que a lo largo de estos últimos años han avanzado en este tema desde el momento en que inició sus profundas investigaciones en el año 1990, luego de que muchos menores cometieran suicidio.  

Él dice que los colegios o instituciones tienen el deber de tener a la mano una planificación, un programa de ayuda para los alumnos que se ven acosados, o los que pueden llegar a ser abusivos. Pues también toma en cuenta que los alumnos deberían expresar sus problemas para desarrollarse, con la finalidad de promover la empatía y se puedan ayudar.

Compartir noticia: