Xavier Raufer: el asalto de Nador ha puesto en evidencia el tráfico de personas a escala continental

Xavier Raufer: el asalto de Nador ha puesto en evidencia el tráfico de personas a escala continental

¿Cómo se enteró del intento de travesía forzada de estos 2.000 migrantes, que se saldó con la muerte de 23 de ellos?

Xavier Raufer: Sabiendo que se trata de una tragedia humana que no afecta directamente a Francia, simplemente por los medios de comunicación de mi país.

– Algunos recuerdan el contexto del año pasado, lleno de giros entre Marruecos y España, a saber, la hospitalización secreta del líder del Polisario, hasta el histórico acercamiento entre los dos países sobre la cuestión de la marroquinidad del Sahara…

– En efecto, hay cierta lógica en esta secuencia cuando se sabe que la respuesta del pastor (Marruecos) a la pastora (España), que está en consonancia con el adagio cristiano de que «el temor del Señor es el principio de la sabiduría», fue seguida luego por la ira de Argelia, que rompió su tratado de amistad con España y cesó todo comercio.

– En su opinión, ¿por qué estos 2.000 emigrantes eran mayoritariamente sudaneses, mientras que hasta ahora los que probaban suerte en Europa eran ciudadanos africanos de habla francesa?

– En primer lugar, hay que entender que la gran mayoría de estas personas (90%), transportadas de un extremo a otro del continente africano para ser enviados a Europa, lo hacen a través de entidades criminales que se aprovechan de su desamparo económico.

Además, con sus satélites de observación, Francia sigue muy bien todos estos circuitos migratorios clandestinos desde el extremo sur de África hasta las playas de Libia, Túnez – o Marruecos, para el caso que nos interesa.

En efecto, para transportar a estos miles de individuos a través de lo que no es más que un gigantesco desierto hostil, se requiere una logística impresionante, con cientos de lugares donde se deposita el combustible, el agua y los alimentos.

Se trata por tanto de un tráfico de personas a escala continental que cambia de ruta en cuanto la situación política en Europa lo impone, como por ejemplo durante el episodio del gobierno de Salvini en Italia, que negó el acceso a los migrantes.

En el nuevo contexto geopolítico de la época, el tráfico había cambiado urgentemente la ruta desviando a los candidatos que debían evitar el paso por Libia e Italia para utilizar el corredor Marruecos-España.

Para que se hagan una idea de la extrema peligrosidad de los organizadores de estos tráficos de personas, las fuerzas policiales encargadas de perseguirlos en Italia no son otras que las unidades de élite antimafia.

Dicho esto, sean sudaneses o no, los inmigrantes son considerados carne de cañón, es decir, pueden ser cortados y troceados a voluntad para los hombres, y reducidos al rango de objetos sexuales para las mujeres. En Libia, donde todavía existen prácticas bárbaras de otro tiempo, se venden como esclavos

¿Quién controla este tráfico continental que ahora pasa por Marruecos?

– Líderes de bandas multimillonarias de varias nacionalidades. Sin embargo, la mayoría de ellos proceden de Nigeria, donde el entorno delictivo está muy arraigado, con estructuras de larga data que operan en ambos extremos de la cadena, es decir, en el continente africano y en Europa desde hace varias décadas.

Pero también en China, donde esta comunidad tan activa empieza a llamar la atención de las fuerzas de seguridad, especialmente en Guangzhou.

Al estar bien establecida, también cuenta con estructuras financieras que le permiten blanquear el dinero sucio generado por el tráfico de personas, que les reporta enormes sumas.

No son mafias en el verdadero sentido de la palabra, ya que éstas son centenarias, sino bandas criminales, que nunca han pasado de la primera generación como las grandes familias italianas.

Para entender mejor mi punto de vista, cuando Toto Salvatore Contorno, el segundo arrepentido de la historia de la Cosa Nostra, acude a una audiencia del difunto juez Falcone, se presenta como «un hombre de honor de la séptima generación, como todas las grandes familias criminales relacionadas con las tríadas en China o los yakuzas en Japón.

Si esto no impide que estas bandas obtengan enormes ingresos del tráfico de inmigrantes, es de temer que este mal se convierta en inerradicable si se transmite a las futuras generaciones familiares en África.

¿A cuánto estiman los ingresos de este tráfico que pasa por Marruecos?

– Aunque es difícil estimar el caso de Marruecos, puedo citar el ejemplo reciente de una banda de kurdos de Irak, detenidos en Francia, que traficaban con seres humanos hacia Gran Bretaña a través de la costa francesa. Sus cifras contables de sólo seis meses mostraron un beneficio de tres millones de euros.

Multiplicado por decenas de miles de migrantes al año, esto representa miles de millones.

Hay que señalar de paso que no siempre son los más pobres de entre los pobres los que deciden emigrar, sino que cada vez son más los miembros de la clase media que quieren irse con sus esposas e hijos y tienen el dinero para pagar a los contrabandistas.

Sabiendo que en cada zona continental hay algunas personas acostumbradas al contrabando o al tráfico de drogas hacia Europa, como es el caso de Marruecos, la labor de reconversión al tráfico de personas se ve muy facilitada por la existencia de redes logísticas.

¿Cuáles son las rutas que siguen los inmigrantes antes de llegar a Marruecos?

– No tienen más remedio que pasar por Libia, y luego por Argelia, antes de llegar a territorio marroquí.

Dicho esto, como este Reino es un estado organizado desde hace mucho tiempo, los traficantes no pueden organizar, como en algunos pseudoestados centroamericanos, grandes caravanas rastreables por satélite con 3.000 personas que llegan a pie.

Por ello, se ven obligados a cruzar las fronteras entre Argelia y Marruecos, en grupos de diez, antes de dirigirse a las proximidades del objetivo (Melilla, Ceuta), donde se concentran por cientos y luego por miles para intentar cruzar clandestinamente los puntos fronterizos considerados frágiles.

Como en todas las fronteras del mundo, hay sin embargo complicidad y corrupción entre algunas ovejas negras que cierran los ojos y los dejan pasar

Un fenómeno combatido por Marruecos que debe desarrollarse más para maximizar los fracasos de estos intentos

¿Cómo pueden seguir siendo porosas unas fronteras cerradas durante 40 años?

– Siempre hay formas de eludir las prohibiciones, sobre todo porque en las fronteras entre Argelia y Marruecos, algunos puntos están vigilados y otros mucho menos, especialmente donde aún viven los nómadas.

Para estas poblaciones, las fronteras son teóricas y la circulación de pequeños grupos sigue siendo posible a pesar de todos los esfuerzos de Marruecos, que nunca ha conseguido detener el flujo de hachís hacia Europa.

– El diario español El Mundo ha sugerido que Argelia podría haber sido responsable de una relajación deliberada de sus controles con Marruecos, lo que indirectamente causó la tragedia de Nador, con el objetivo de castigar el acercamiento a España en la cuestión del Sáhara marroquí. ¿Es creíble esta hipótesis?

– No es la primera vez que se utiliza el arma migratoria para chantajear o castigar a un país vecino.

Este es un enfoque muy clásico que ya se ha utilizado en Turquía hacia sus vecinos europeos, abriendo los grifos con la intención de hacer un gran daño, sólo para cerrarlos de nuevo en la mesa de discusión.

Para demostrar la eficacia de quien controla la manivela del grifo, he aquí una anécdota edificante: en la época de Hafez Al-Assad, la carretera entre Siria y Líbano estaba estrechamente vigilada por decenas de barricadas de soldados sirios que impedían cualquier paso de armas u otras mercancías.

Más tarde, los sirios dejaron pasar toneladas de explosivos que destruyeron la embajada americana en Beirut y el cuartel de los marines.

En otras palabras, ¿la hipótesis argelina es creíble?

– Vuelve a ser una hipótesis clásica que forma parte de los escenarios que no se pueden descartar.

Esta es, en efecto, una práctica constante, especialmente en el modo de guerra que tiene lugar en el mundo árabe-musulmán.

– En el contexto de las tensiones entre Marruecos y España, por un lado, y Argelia, por otro, ¿podría este país volver a fomentar la relajación deliberada de sus controles fronterizos en el futuro?

– Esta es una hipótesis que Marruecos y España no deberían pasar por alto.

¿Pueden los servicios marroquíes o españoles encontrar pruebas de la responsabilidad argelina?

– Son cosas implícitas, imposibles de probar cuando sabemos que, hasta el día de hoy, nadie ha podido demostrar que Hafez Al-Assad haya abierto o cerrado los grifos del terrorismo.

En los servicios de inteligencia, esto no da lugar a notas de servicio o notas blancas para la inteligencia general.

Esto se llama estrategia indirecta. Consiste en utilizar a un tercero para golpear al enemigo dando la impresión de no tener nada que ver con él.

En este sentido, podría aplicarse a la presente hipótesis la intraducible expresión inglesa «Deniability», es decir, montar una operación dándose los medios para negar y quedar sin culpa.

– Sabiendo que usted es uno de los grandes expertos en los servicios de inteligencia argelinos, algunos de cuyos elementos fueron sus alumnos en la Escuela Superior de Guerra, ¿podría estar implicada la antigua Dirección de Inteligencia y Seguridad (DRS), o la Seguridad Militar (SM)?

– Con todas las grandes convulsiones que han sacudido el aparato de Estado y los servicios de inteligencia argelinos en los últimos tres años, soy completamente incapaz de responder a su pregunta, porque los verdaderos centros de poder capaces de montar este tipo de operaciones se han movido mucho.

Si esto hubiera sido factible hace 10 años, desde entonces se han producido grandes cambios, discretos pero muy reales, que ahora hacen imposible identificar estas responsabilidades tan bien disimuladas.

Las luchas de poder, seguidas de una oleada de represión de los generales que luego volvieron a los tribunales, impiden que salga a la luz cualquier información sobre una operación en la que nadie puede ser acusado de haber roto el jarrón de Soisson.

– En el contexto de la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Argelia y Marruecos, ¿no se requiere una validación política al más alto nivel del Estado para poner en marcha este tipo de operaciones?

– Los que controlan el poder deben obviamente haber consentido la operación en cuestión.

– ¿Qué opina del nuevo modus operandi de los migrantes, que se asemeja a una técnica de guerrilla o de milicianos armados que no dudan en agredir físicamente a las fuerzas del orden para abrirse paso?

– Esto no me sorprende en absoluto en la medida en que las 2.000 personas que atacaron el enclave proceden en su mayoría de Sudán, un país marcado por un contexto de cuasi-guerra, o al menos de insurrección permanente.

En realidad, no han hecho más que reproducir lo que vivieron en su país, con batallas entre clanes armados con palos, cuchillos, piedras y armas rudimentarias, pero que pueden resultar mortales para las fuerzas encargadas de asegurar los puntos fronterizos.

– ¿Entonces este modus operandi con nuevas técnicas no está vinculado a una sesión informativa de los traficantes?

– En absoluto, porque ya tenían experiencia en este tipo de situaciones conflictivas en el pasado.

Sabiendo que en Sudán hay disturbios reprimidos violentamente desde hace décadas, no hace falta darles órdenes ni entrenarles; ya saben lo que tienen que hacer porque están curtidos y su comportamiento es simplemente un reflejo.

Dicho esto, es muy probable que entre los 2.000 candidatos a esta entrada forzosa en el enclave español, un buen número haya sido seleccionado por su capacidad de autodefensa o incluso de ataque.

¿Y si hubieran sido de otro origen?

– Este podría haber sido el caso de cualquier otra población que se enfrentara al mismo contexto de violencia en su país, sobre todo teniendo en cuenta que hay una veintena de focos de violencia en África, con países en estado de cuasi guerra civil o de guerra exterior.

Al final, los que consiguen sobrevivir utilizan lo que han aprendido en casa y se convierten en los más decididos para atacar los puestos fronterizos y cruzar a Europa a través de las presidencias españolas.

¿Debemos esperar nuevos y más masivos asaltos?

– La respuesta será política, pero para ello, la línea telefónica, cortada desde hace mucho tiempo entre Marruecos y Argelia, tendrá que volver a funcionar un día para poder cerrar el grifo, y finalmente dar la orden de calma o bien poner las cosas difíciles a los traficantes.

– La respuesta será, pues, política o no…

– Absolutamente. Los que envían a los sudaneses u otros contra las puertas de Europa no lo hacen para entrar en el Libro Guinness de los Récords!

Su objetivo es político: se trata de forzar, a través de esta estrategia indirecta, a Marruecos -o más exactamente a España- a cambiar su política sobre la cuestión del Sáhara. Una vez más, se trata de una estrategia indirecta clásica

Sin embargo, si los funcionarios que abrieron el grifo fueran sustituidos en el futuro, el flujo del arma migratoria se detendría inmediatamente…

Compartir noticia: