Icono del sitio Noticias.info

Perú y Chile poseen plantas y flores únicas en sus oasis de niebla de sus desiertos super áridos

Lomas verdes peruanas u oasis de niebla chilenos

Existen oasis de niebla que solo llegan a florece una vez en 10 años

Dentro de los super áridos desiertos de Atacama y Sechura en la costa del Pacifico de Chile y Perú, se encuentra un maravilloso ecosistema lleno de flores, verde vegetación y vivas colinas. Son las islas de vegetación de esta zona andina, llamadas en Perú lomas y en Chile son conocidas como oasis de niebla.

Lomas verdes peruanas u oasis de niebla chilenos

Los desiertos de Atacama y Sechura son considerados como unos de los desiertos más antiguos y los áridos en todo el mundo. Sin embargo, en cierta época del año sus colinas se van tornando de un fresco verdor con hermosas flores de muchos colores, son las famosas lomas peruanas. La niebla proveniente del océano Pacifico ayuda a la formación de los oasis de niebla, como también se les conoce a estas islas de vegetación en Chile.

En los oasis de niebla existe un frágil equilibrio entre la altitud de los Andes, las corrientes marinas, los vientos y los eventos extremos del clima. El cual es extremadamente volátil, tanto que cualquier variación de sus elementos implicaría un cambio en el follaje vegetal de las colinas o lomas.

Existen oasis de niebla que solo llegan a florece una vez en 10 años

Son tan delicados estos ecosistemas, que existen casos donde sus flores se muestran una vez solamente cada 10 años. Los oasis de niebla le han llamado la atención desde hace mucho tiempo a los científicos; los cuales quieren comprender cómo los cambios del clima pueden influir en estos ecosistemas a una altísima velocidad, mucho más rápido que en cualquier otro lugar.

Un equipo de expertos de Perú y de Inglaterra, ha podido hacer el mapeo con muchísima exactitud de la verdadera extensión de las lomas, son mas de 17.000 km2. Esto es 4 veces más de lo que se conocía anteriormente. Esta extensión de terreno es 10 veces mas grande que el área de Londres.

Por otro lado, los científicos han hallado que los oasis de niebla se encuentran llenos de flores y plantas endémicas; muchas de estas especies no tienen ningún registro científico hasta la actualidad.

El principal autor de la investigación y miembro del Real Jardín Botánico de Kew de Inglaterra, Justin Moat; declaro para la agencia BBC News Mundo. Que es un estudio realmente emocionante, ya que se trata del único sistema terrestre que es tan sensible a los cambios en las temperaturas marinas. Que se puede decir que nos encontramos frente a un indicador de lo que pasa en el océano, pero sobre la tierra.

Moat continúo explicando que, normalmente esos cambios se ven en el transcurso de 10, 20 o 30 años. Sin embargo, en las lomas los cambios se perciben de forma inmediata, en meses y hasta en pocas semanas. Esta característica hace a los oasis de nieblas muy útiles como indicadores del clima.

La maravilla escondida detrás de las nubes

Los oasis de niebla se extienden por más de 3.000 km a través de la franja de la costa del Pacífico. Estos pueden abarcar desde la Península de Illescas, al sur de Piura en Perú; hasta Chile en el Parque Nacional Llanos de Challe.

Las lomas alcanzan su pico máximo de productividad entre agosto y septiembre. Aunque hay ocasiones donde se ha extendido hasta el mes de diciembre.

Consiste en la vinculación de las corrientes como las de Humboldt y grandes eventos climáticos como el de El Niño. En los inviernos australes, las nubes son llevadas hasta tierra adentro, allí se topan con las colinas y montañas de los desiertos. Es en esta temporada que la vegetación de las lomas se torna de un exuberante verde y cuando florecen una gran variedad de flores.

Existen otros factores que realmente son clave, por ejemplo, la altitud: la vegetación de los oasis florece alrededor de los quinientos metros de altura sobre el nivel del mar.

Al respecto, la coautora del estudio y también científica de los Jardines de Kew, Carolina Tovar; señaló que se trata de un evento muy esporádico. Donde se crea un espectacular manto verde lleno de muchas flores. Y que lo que verdaderamente los hace tan particulares, es que son extremadamente sensibles y bastante estacionales.

Añadió la científica que, la expansión del oasis va a depender del nivel de humedad. La mínima variación en el mar pudiera provocar que exista menos niebla, y, por consiguiente, va a haber menos oasis. Al contrario, con mas niebla una mayor cantidad de semillas van a germinar.

No existía un mapa fiable para saber cuál es la verdadera extensión de las lomas

Los científicos no contaban hasta los momentos con un mapa fiable para conocer sobre la real extensión de las lomas. Anteriormente se pensaba que solo cubrían una extensión de menos de dos mil kilómetros cuadrados en el territorio peruano.

La razón de tal inexactitud, se debía a que resultaba muy difícil estudiar las lomas; debido a que cuando ocurren los oasis estos son cubiertos por las nubes. Este efecto impedía la toma de imágenes satelitales.

Los investigadores lograron procesar alrededor de veinte años de imágenes de satélite con una tecnología que les permitió observar lo que existía debajo de las nubes. Gracias a este trabajo, se logró mapear la extensión y ubicación de las lomas, y también se pudo categorizarlas.

Los integrantes del equipo pudieron identificar 3 tipos fundamentales de oasis de niebla. Entre ellos están los efímeros; que tienen especies de plantas capaces de reproducirse rápidamente y que son menos frecuentes, estos cuentan con una floración de cada 5 a 30 años.

Por otro lado, se encuentran los oasis de niebla de “tillandsia”, que es un tipo de vegetación que aprovecha la humedad del entorno para alimentarse. Y finalmente, los oasis leñosos o herbáceos, los cuales son mas ricos en biodiversidad y son más verdes.

Por otra parte, los oasis pueden mantenerse verdes por pequeños periodos en el año. Y hasta existen plantas que solo pueden brotar una sola vez por décadas o más tiempo. Mientras que en otros oasis puede haber plantas permanentes que se mantienen todo el año.

Los expertos consiguieron que alrededor de 1.200 especies de flores y plantas se encuentran asociadas evolutivamente y específicamente con estos oasis. De las cuales, el 52 % son estrictamente endémicas.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil