Una nueva población de osos polares que aprovecha los efectos del cambio climático para cazar

La utilización del hielo fresco que se deshace de los glaciares en Groenlandia les sirve de ayuda a una población de los osos polares como método de caza durante doce meses.

Entre todos los seres anfibios que se ven amenazados por el calentamiento del Ártico, del cual la temperatura se está incrementando en una medida muy preocupante; con una rapidez que se duplica en comparación al resto del planeta. Donde los osos polares se volvieron las criaturas más perjudicadas por depender del hielo del mar, que persiste cada vez menos y que les permite alimentarse de la caza.

Los osos polares utilizan el océano congelado como plataforma para cazar focas

Actualmente, un grupo de expertos halló un lugar indocumentado de osos polares hacia el sureste de Groenlandia, genéticamente diferente y retirada; del cual su acceso al hielo marino u océano congelado es muy limitado. De tal manera que les ha conllevado a aprovechar la mayor cantidad posible de los glaciares conformados de agua dulce para la caza de estos animales.

Esta forma de actuar les ofrece una esperanza a los osos polares en cuanto a la resistencia de esta población ante el cambio climático.

Todo esto tiene como explicación que los osos polares usan el océano congelado para cazar focas y tienen este acceso como fuente de alimento, aunque los osos polares en el sureste de Groenlandia no cuentan con ese recurso por ocho meses; más de la mitad del año sin una plataforma que les permita cazar.

Buscando una solución para no morir de hambre

Como alternativa para no morir de hambre, estos animales tuvieron que buscar una solución entre ellos mismos, la cual hallaron en el hielo glacial; que les ofrece el acceso a cazar durante todo el año sin la preocupación de huir hacia otras localidades para obtener una fuente de alimento. Y que, además les permite vivir en paz, a diferencia de los osos polares del Ártico en la temporada de verano.

El descubrimiento ofrece un rayo de esperanza en el futuro de dicha especie frente a los escenarios climatológicos venideros; ya que los condiciones en la actualidad del hielo marino en el sureste de Groenlandia son muy parecidas a las que se estiman habrá en el Ártico terminando este siglo, de esta forma lo explican los investigadores.

Esta investigación, publicada el pasado jueves en la revista “Science”; mezcla 37 años de información actual y conservadora con respecto al movimiento, el hábitat, la demografía y la genética de los osos polares de Groenlandia, en conjunto con el conocimiento ecológico originario de la isla.

La región del sureste no tenía mucha información recogida y casi no había sido estudiada debido a su clima impronosticable por sus fuertes nevadas y sus irregulares montañas; sin embargo, sí se tenía el conocimiento de que ahí habitaban poblaciones retiradas de osos polares debido a la datación histórica y el conocimiento clásico.

Una especie realmente especial

La científica polar del Laboratorio de Física de la Universidad de Washington y principal autora de la investigación, Kristin Laidre; señaló que no tenían idea de lo especiales que era esta especie, ya que dichos osos polares no solamente han creado una manera diferente de nutrirse; sino que, además su genética es muy diferente en comparación al resto de los osos polares con 19 poblaciones documentadas.

Los osos de noreste de Groenlandia emprenden un largo viaje por el área de la isla buscando el hielo marino para realizar sus cazas; mientras que, por otro, lado al sureste de Groenlandia cuentan con movimientos mucho más limitados dentro de sus fiordos vecinos o fiordos de origen.

El equipo de investigadores estima que gran parte del motivo por el cual dicha población de osos se encuentra muy aislada en que al ambiente donde viven estos animales está obstaculizado por todas partes. Groenlandia, con las grandes capas de hielo y entre las montañas y las aguas con apertura al estrecho de Dinamarca; es lo que posiblemente ha influido en la cantidad de este grupo de osos casi cientos.

Puede ser que eso, además influye en sus capacidades corporales, a diferencia de las hembras que, en la mayor parte de las regiones, suelen ser grandes; estas hembras adultas son mucho más pequeñas y que su descendencia tienen menos cachorros, lo que indica la dificultad de conseguir pareja en la complejidad de montañas y fiordos.

Una especie de osos polares realmente especial habita en el sureste de Groenlandia

En el sureste de Groenlandia

El hecho de que dichos animales hayan podido sobrevivir en este hábitat indica que los glaciares que culminan en el mar; y específicamente los que desprenden hielo con regularidad al océano, puede que se transformen en unos refugios climáticos en pequeña escala; a medida que se minimiza el hielo marino en la superficie del océano. Algo que no se había tomado en consideración hasta la actualidad, que tiene complicaciones para la conservación de esta especie.

Pese a eso, ese hábitat no se localiza en la mayoría de la región Ártica, que es donde viven los osos polares; sino que se localiza en Groenlandia principalmente en el centro, y también en la isla de Svalbard, continúo explicando Laidre.

Es por ello que debemos tener más cuidado al indagar en nuestros descubrimientos, para informarnos sobre la futura viabilidad de los osos que están al sureste de Groenlandia; y entender que es lo que está pasando en las subpoblaciones de estos animales; mientras que se van aislando del Ártico cada vez más como consecuencia de la disminución del hielo marino.

La principal amenaza para los osos polares

El respectivo trabajo de investigación precisó de un viaje diariamente en helicóptero; el cual constaba de cuatro horas desde una población de la costa de Groenlandia u otras localizaciones para llegar al hábitat de esta especie de osos.

El desvanecimiento del hielo marino en el Ártico continúa siendo la amenaza principal para todas las especies de osos polares. Esta investigación lamentablemente no puede cambiarlo. El hielo marino sigue minimizándose en el Ártico, lo que reduce la supervivencia de la gran mayoría de esta especie.

Las estimaciones más cercanas datan que globalmente habrá una disminución del 30% de los osos polares en las futuras tres generaciones; casi 35 años esto bajo las tendencias del calentamiento que tenemos hoy en día.

El hielo es uno de los glaciares que benefician una pequeña parte de los osos polares y que podría ayudar a su supervivencia mientras estén los períodos más largos bajo en calentamiento climatológico; y podría ser vital para la conservación de esta especie. Lo que quiere decir que existe la posibilidad de una extinción.

El seguimiento de estos animales recientes, tal vez pueda informarnos con respecto al futuro de los osos polares, dijo Laidre.

El hielo glacial además está siendo alterado por el calentamiento global. No sabemos con exactitud su futuro y cuánto tiempo más podrán aguantar estos mamíferos en el sureste de Groenlandia.

Laidre terminó diciendo que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que apoya la supervisión de las especies con protección; tendrá la responsabilidad de decidir si los osos que están en el sureste de Groenlandia se verán reconocidos mundialmente como una población aislada, la vigésima de todo el mundo.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil