¿El Covid-19 fue creado por la compañía de vacunas Moderna?

¿Más pruebas de que Covid fue manipulado en un laboratorio? Ahora los científicos descubren que el virus contiene un pequeño trozo de ADN que coincide con la secuencia patentada por Moderna TRES AÑOS antes de que comenzara la pandemia.

  • Se descubre una coincidencia genética en el sitio de escisión de furina único de Covid en la proteína de espiga
  • La secuencia genética coincidente ha sido patentada por Moderna para la investigación del cáncer
  • Los investigadores afirman que hay una posibilidad entre 3 trillones de que Covid haya desarrollado el código de forma natural

Hoy han surgido nuevas sospechas de que el Covid puede haber sido manipulado en un laboratorio, después de que los científicos hayan encontrado material genético propiedad del laboratorio Moderna en la proteína espiga del virus.

Una parte del virus es idéntica a un gen patentado

Identificaron un pequeño fragmento de código que es idéntico a parte de un gen patentado por el fabricante de la vacuna tres años antes de la pandemia.

Se descubrió en el sitio único de escisión de la furina del SARS-CoV-2, la parte que lo hace tan bueno para infectar a las personas y lo separa de otros coronavirus.

Esta estructura ha sido uno de los puntos centrales del debate sobre el origen del virus, ya que algunos científicos afirman que no podría haberse adquirido de forma natural.

El equipo internacional de investigadores sugiere que el virus puede haber mutado para tener un sitio de escisión de furina durante los experimentos con células humanas en un laboratorio.

Afirman que hay una posibilidad entre tres trillones de que la secuencia de Moderna haya aparecido al azar a través de la evolución natural.

La patente de 2016 acreditada al laboratorio Moderna en USA

Sin embargo, existe un debate sobre si la coincidencia es tan rara como afirma el estudio, y otros expertos la describen como una coincidencia «peculiar» más que como una «pistola humeante».

El SARS-CoV-2, causante del Covid, lleva toda la información necesaria para su propagación en unas 30.000 letras de código genético, conocido como ARN. El virus comparte una secuencia de 19 letras específicas con una sección genética propiedad de Moderna. Doce de las letras compartidas conforman la estructura del sitio de escisión de la furina del Covid, y el resto coincide con nucleótidos de una parte cercana del genoma.

Moderna presentó la patente en febrero de 2016 como parte de su división de investigación del cáncer, según los registros. La secuencia patentada forma parte de un gen llamado MSH3 que se sabe que afecta a la forma en que las células dañadas se reparan en el cuerpo. Fue aprobada el 7 de marzo del año siguiente.

En el último estudio, publicado en Frontiers in Virology, los investigadores compararon la composición del Covid con millones de proteínas secuenciadas en una base de datos en línea.

El virus está formado por 30.000 letras de código genético que llevan la información que necesita para propagarse, conocidas como nucleótidos.

Es el único coronavirus de su tipo que lleva 12 letras únicas que permiten que su proteína de espiga sea activada por una enzima común llamada furina, lo que le permite propagarse entre las células humanas con facilidad.

El análisis del genoma original de Covid descubrió que el virus comparte una secuencia de 19 letras específicas con una sección genética propiedad de Moderna, que tiene un total de 3.300 nucleótidos.

La empresa farmacéutica estadounidense presentó la patente en febrero de 2016 como parte de su división de investigación sobre el cáncer, según los registros.

La secuencia patentada forma parte de un gen llamado MSH3 que se sabe que afecta a la forma en que las células dañadas se reparan en el cuerpo.

Los científicos del mundo expresan sus opiniones al respecto

Los científicos han destacado esta vía como un objetivo potencial para nuevos tratamientos contra el cáncer.

Doce de las letras compartidas conforman la estructura del sitio de escisión de furina de Covid, y el resto coincide con nucleótidos de una parte cercana del genoma.

En el artículo, dirigido por el Dr. Balamurali Ambati, de la Universidad de Oregón, los investigadores afirman que el código coincidente puede haberse introducido originalmente en el genoma del Covid a través de células humanas infectadas que expresan el gen MSH3.

El profesor Lawrence Young, virólogo de la Universidad de Warwick, admitió que el último hallazgo era interesante, pero afirmó que no era lo suficientemente significativo como para sugerir una manipulación en el laboratorio.

Dijo a MailOnline: «Estamos hablando de un trozo muy, muy, muy pequeño compuesto por 19 nucleótidos.

«Así que no significa mucho para ser franco, si haces este tipo de búsquedas siempre puedes encontrar coincidencias.

A veces estas cosas ocurren de forma fortuita, otras veces es el resultado de la evolución convergente (cuando los organismos evolucionan de forma independiente para tener rasgos similares para adaptarse a su entorno).

Es una observación peculiar, pero yo no la llamaría una pistola humeante porque es demasiado pequeña».

Y añadió: «No nos hace avanzar en el debate sobre si Covid fue manipulado».

El Dr. Simon Clarke, microbiólogo de la Universidad de Reading, puso en duda que el hallazgo fuera tan raro como afirma el estudio.

Dijo a la prensa: «Sólo puede haber un cierto número de [combinaciones genéticas dentro de] los sitios de escisión de furina.

Funcionan como una cerradura y una llave en la célula, y las dos sólo encajan en un número limitado de combinaciones.

Así que es una coincidencia interesante, pero seguramente es totalmente casual».

Todo comenzó en Wuhan, China

Las pruebas circunstanciales llevan mucho tiempo planteando dudas sobre el origen de Covid y su relación con el Instituto de Virología de Wuhan.

Se sabe que este centro realizaba experimentos con cepas de coronavirus de murciélagos similares a la responsable de la pandemia.

China insistió desde el principio y con frecuencia en que el virus no se filtró desde el laboratorio, afirmando que el cruce con los humanos debió producirse en un «mercado húmedo» de Wuhan que vendía animales vivos.

Tal vez impulsados por la animosidad del entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que abrazó la teoría de la filtración en el laboratorio desde el principio, los principales medios de comunicación y los académicos de Occidente despreciaron la posibilidad, calificándola de teoría conspirativa desquiciada.

Pero los correos electrónicos filtrados mostraron que los principales científicos que asesoran a los gobiernos del Reino Unido y de Estados Unidos expresaron su preocupación por la narrativa oficial en privado.

¿El ex-presidente de USA Donald Trump tenía razón?

Sir Jeremy Farrar, un eminente experto británico que denunció públicamente la teoría como una «conspiración», admitió en un correo electrónico privado en febrero de 2020 que una «explicación probable» era que el virus fuera de origen humano.

El entonces asesor del Gobierno británico dijo que estaba «70:30 o 60:40» a favor de una liberación accidental frente a un origen natural.

En el correo electrónico, enviado a los jefes de sanidad estadounidenses, el Dr. Anthony Fauci y el Dr. Francis Collins, Sir Jeremy dijo que era posible que el Covid hubiera evolucionado a partir de un virus similar al Sars en el laboratorio.

Continuó diciendo que este proceso aparentemente benigno podría haber «creado accidentalmente un virus preparado para la transmisión rápida entre humanos».

Sin embargo, el científico británico fue reprimido por sus homólogos estadounidenses, que advirtieron que un mayor debate sobre los orígenes del virus podría dañar la «armonía internacional».

En el último giro, un estudio realizado a principios de este mes encontró restos de muestras de Covid que contenían material genético de humanos, hámsteres y monos y que podrían ser anteriores a la cronología oficial de la pandemia.

¿Qué es «el sitio de escisión» de la Furina?

El SARS-CoV-2, que causa el Covid, lleva toda la información necesaria para su propagación en unas 30.000 letras de código genético, conocidas como ARN.

Pero es el único coronavirus de su tipo que lleva 12 letras únicas que le permiten ser activado por una enzima común llamada furina.

Esto, a su vez, hace que el virus invada mejor las células vecinas.

El llamado sitio de corte de la furina se encuentra en la proteína de la espiga del virus, la estructura que se une a las células humanas en primer lugar.

Los científicos a veces añaden este elemento a los virus de laboratorio para hacerlos más infecciosos, pero en la naturaleza, los patógenos pueden adquirirlo intercambiando el código genético con otros miembros de su familia.

La furina ha sido el punto central de la intriga para muchos científicos que estudian los orígenes del virus porque ningún otro miembro conocido de la familia del Covid -un grupo llamado Sarbecovirus- tiene este sitio.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil