Estados Unidos, campeón de la Liga de Naciones

La primera edición de la Liga de Naciones de la CONCACAF finalizó este domingo. En lo que fue la final del torneo, que terminó deparando en un auténtico partidazo entre las selecciones de Estados Unidos y México. La rivalidad histórica de la región, se volvió a ver las caras en un partido definitorio. Y en esta oportunidad, el combinado de “Las barras y las estrellas” salió con el triunfo y el título en su poder.

El compromiso tuvo los alicientes necesarios para convertirse en una de las mejores finales de los últimos tiempos en la confederación centroamericana. No por nada, se requirió de 120 minutos y 5 goles para conocer al campeón de la competición que abre el telón de un torneo que al igual que sucede en Europa, busca reducir la cantidad de partidos amistosos de las selecciones, aumentado los encuentros oficiales y con ello la relevancia de los mismos.

La acción del juego durante los 90’ regulares, observó como el combinado mexicano se puso en ventaja hasta en dos oportunidades, gracias a las anotaciones de JesúsTecatico’ Corona (2’) y Diego Lainez (79’).

Este último gol entrado en la parte final del choque, parecía que le otorgaba la victoria a los del ‘Tata’ Martino. Pero lejos de esto, la selección local logró igualar la pizarra en ambas ocasiones, por intermedio de Giovanni Reyna (27’) y Weston McKennie (82’).

Estados Unidos no clasificó al pasado Mundial Rusia 2018

A lo largo del cotejo disputado en el estadio Empower Field at Mile High, en Denver, Colorado, se pudo apreciar como el ‘Tri’ contó con mejor accionar colectivo/grupal que sus oponentes. Sin embargo, el juego aéreo fue su deuda pendiente en todo el duelo, sin poder corregirlo en ningún momento.

Las anotaciones estadounidenses llegaron precisamente por esta vía, encontrando en dos corners la manera de empatar el partido. Y así mismo, en un tercer tiro de esquina y con el partido igualado 2-2, los anfitriones tuvieron la inmejorable oportunidad de tomar la delantera. Pero el golero Guillermo Ochoa, apareció con una estirada providencial para evitar la caída de su arco.

En el tiempo extra, dos penales polémicos, uno para cada lado, terminaron inclinando la balanza para los posteriores ganadores. El recientemente ganador de la UEFA Champions League con el Chelsea, Christian Pulisic, cayó en el área mexicana. Y tras la revisión en el VAR, el principal consideró que sí hubo el suficiente contacto para marcar la pena máxima.

Weston McKennie recibió el premio al mejor jugador del certamen

El propio Pulisic se encargó, con una inatajable ejecución al ángulo superior izquierdo del arquero, de colocar el 3-2, en la fracción 114.

Pero a falta de 6 minutos para el cierre del partido, todavía aguardaba una emoción fuerte por hacerse presente. Una acción en el área de los de casa, derivó en una mano de uno de sus elementos. Para confirmar su decisión, nuevamente el central panameño John Pittí, recurrió al VAR. Tras lo cual, señaló el disparo desde los 11 metros para los que fungían como visitantes.

En el minuto 124, el arquero de los Estados Unidos, Ethan Horvath, que hizo su debut en el seleccionado nacional sustituyendo en el segundo tiempo al portero titular, Zack Steffen por una lesión, se convirtió en el héroe de la noche, repeliendo el disparo abajo del capitán azteca, Andrés Guardado.

Gracias a esto, el cuadro norteamericano consigue su primer gran trofeo luego del fracaso que significó no haber clasificado a la pasada Copa del Mundo.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil