Taylor es la pequeña ciudad de Texas donde Samsung está construyendo su nueva fábrica de chips

Bill Gravell es el juez del condado de Williamson, y el primero en reconocer que poca gente había escuchado hablar sobre Taylor; una pequeña ciudad localizada en el centro del estado de Texas en EEUU.

Pero, desde que el poderoso conglomerado tecnológico Samsung anunció que allí se está construyendo su nueva fábrica de chips; ahora todo el mundo habla de Taylor por haber conseguido el jugoso acuerdo por $ 17 mil millones con la firma asiática.

Una alternativa para reducir la dependencia china

Con la construcción de la planta de Electronics, se espera que la producción nacional norteamericana alcance una cantidad suficiente de chips avanzados de alto rendimiento; que permita minimizar la dependencia que ahora mismo mantiene los Estados Unidos con la producción china de semiconductores.

La nueva planta de Taylor es aclamada por funcionarios como garantía para asegurar el suministro nacional de chips

Gravell, el principal funcionario del condado de Williamson, dijo el pasado miércoles en una entrevista que; hoy en día la ciudad de Taylor en Texas, será más reconocida mundialmente que cualquier otro lugar del centro de Texas.

El juez Gravell le adjudicó el éxito del anuncio del pasado martes al apoyo directo del despacho de Greg Abbott, el actual gobernador de Texas; quien señaló que se involucró directamente para garantizar el suministro de electricidad de la fábrica con la empresa Oncor Electric Delivery Co. perteneciente a Sempra Energy.

En este sentido, la primera autoridad de Williamson, declaró que Allen Nye, presidente ejecutivo de la compañía Oncor; se reunió con Jung-bae Lee, presidente de Samsung, a comienzos de este año. Para garantizarle a Samsung que los clientes industriales que se sirven de Oncor no recibieron afectaciones por corte eléctrico durante la gran tormenta de nieve de Texas del pasado invierno.

Empresa canadiense construirá el acueducto para la nueva planta de Taylor

Por otro lado, Gravell también dijo que Samsung llegó a un convenio con la empresa canadiense EPCOR Utilities Inc; para la construcción de un acueducto para la nueva planta de chips. Que conducirá el agua desde la localidad de Alcoa, a cuarenta kilómetros al este de la ciudad de Taylor.

Además, dijo Gravell, que la nueva planta no afectará ningún cuerpo de agua existente en la zona; ya que se trata de una nueva fuente de agua gestionada por Samsung.

El funcionario señaló que los trabajadores estatales encargados del departamento de desarrollo económico fueron los que lo ayudaron a llevar a cabo las conversaciones comerciales internacionales.  Y también le recomendaron que leyera un libro acerca de la cultura coreana.

Al respecto Gravell dijo que no estaba completamente seguro de cómo se negociaba con los surcoreanos, porque antes no había vivido ese tipo de experiencias. Y que se estudió y se aprendió los capítulos del libro de memoria.

Además de los chips, Samsung aún no especifica qué más producirá la nueva planta

Por su parte, la empresa Samsung no ha detallado qué más va a producir la nueva fábrica de chips lógicos avanzados que serán usado para alimentar equipos móviles y coches autónomos.

El juez Gravell indicó que los ejecutivos de Samsung le dijeron que todavía no sabían las especificaciones técnicas de las piezas que se producirán en la nueva planta; ya que la actual tecnología pudiera estar desactualizada en poco tiempo.

Finalmente, Samsung señaló que la planta, que se espera produzca 2.000 empleos de alta tecnología; empezaría a operar en el segundo semestre del año 2024.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil