Las fábricas pequeñas y medianas de EEUU casi no utilizan robots

En una investigación realizadas por el Instituto de Tecnología de Massachusetts, EEUU. Se pudo comprobar que la gran mayoría de las fábricas modestas en este país, no utilizan robots de forma significativa.

En Gent Machine Co, casi no utilizan robots para sus operaciones

En la visita realizada al taller de máquinas de Rich Gent, realizada por los integrantes del estudio; como parte de la verificación de la automatización en las fábricas medianas y pequeñas de EEUU, los investigadores esperaban conseguirse con robots.

“En industrias más grandes, donde se repiten todo el tiempo las mismas operaciones; la utilización de robots se recomienda por completo. Pero no para esta empresa”, señaló Gent, quien es uno de los dueños de Gent Machine Co, compañía donde existen alrededor de 55 trabajadores.

En la actualidad, cuando muchos analistas coinciden en que los robots están casi por desplazar el trabajo de millones de empleados, en todas las fábricas de Estados Unidos; la realidad de lo que ocurre en las industrias más pequeñas como Gent, es muy distinta.

Proyecto del MIT demuestra que en la pequeña y mediana industria poco utilizan robots

La investigación se desarrolló entre las 34 compañías que tienen 500 o menos trabajadores en Arizona, Ohio y Massachusetts. Entre las cuales solamente una había adquirido muchos robots en los últimos cinco años, ubicada en Ohio. La cual había sido comprada por una empresa transnacional de Japón, quienes invirtieron una fuerte suma de dinero para su automatización.

En el resto de las fábricas de Ohio que formaron parte del proyecto, se encontró un solo robots adquirido en los últimos 5 años. Por su lado, en Massachussets consiguieron una compañía que adquirió 2 robots. Y en Arizona, pudieron verificar que entre 3 empresas sumaban un puñado de este tipo de máquinas.

Resultados un poco decepcionantes

La estudiante de doctorado Anna Waldman-Brown, participante del estudio junto a la docente del MIT Suzanne Berger; confesó que estaba “muy sorprendida” por la poca cantidad de robots encontrados.

Waldman-Brown dijo que contaban con un especialista en robótica en el proyecto, debido a que se esperaba conseguir una buena cantidad de robots. Pero, por el contrario, en una fábrica donde los gerentes les enseñaron un computador que recién habían instalado en un rincón del taller; lo cual le permitía a los operadores registrar a diario sus datos de producción en una hoja de cálculo, en vez de anotarlos en un libro de papel.

“En su mayoría la maquinaria que se encontró databa de antes de los 90”, señaló Waldman-Brown. Y agregó que en muchas empresas se habían instalado controladores de computador nuevos, con el propósito de actualizar las máquinas más viejas. Y que la gran mayoría había adquirido otros equipos más avanzados; como sistemas de inspección y máquinas de corte controladas por ordenadores. Pero en ningún caso robots.

Los robots son una forma de automatización en la industria, que cubre una gran gama de maquinarias que se usan para movilizar y fabricar productos o mercancías; por ejemplo, las etiquetadoras y las cintas transportadoras.

Mucha inversión para la pequeña industria

El director ejecutivo de la empresa Volition, Nick Pincston; los cuales fabrican programas de computación usados por la ingeniería en robótica para la automatización de industrias, en San Francisco. Declaró que las fábricas más pequeñas no cuentan con los recursos para asumir los riesgos que significa la adquisición de nuevos robots.

Agregó que, “las pequeñas empresas piensan en lapsos de solo 3 meses, o quizás 6, para que la inversión se pueda recuperar; todo va a depender de la contratación con el solicitante de las piezas que hace la compañía”.

Esta no es una buena noticia para la economía de los Estados Unidos. Ya que la automatización es una estrategia principal en el impulso de la productividad, es lo que mantiene competitiva la industria de EEUU.

Desde el año 2005, el impulso productivo de Norteamérica ha venido creciendo a una tasa promedio cada año de tan solo 1,3%, realmente por debajo del promedio mundial luego de la Segunda Guerra Mundial, que está por encima del 2%. De paso, el promedio estadounidense ha bajado un poco más desde el año 2010.

En el estudio se pudo comprobar que las industrias de mayor tamaño son más productivas, debido a que pueden pagar mejores salarios que las pequeñas fábricas; esta diferencia se atribuye en parte a la mayor capacidad que tienen las grandes empresas para hacer inversiones en tecnología de punta.

Compartir noticia:
Salir de la versión móvil