Argentina: aumento de casos y nuevas medidas

Por una alarmante suba de casos de covid-19 en la República Argentina, el gobierno decidió tomar nuevas medidas, que comenzaron a regir el pasado sábado. Una de ellas, se refiere a los viajeros que llegan al país.

Los únicos aeropuertos habilitados son Ezeiza y San Fernando. Las llegadas están restringidas a los argentinos y residentes en Argentina. Se prohibieron los vuelos desde el Reino Unido, que en la actualidad se ha convertido en un gran foco de rebrotes del virus, a pesar de las vacunaciones. También se suspendió la prueba piloto para turistas de países limítrofes.

Requisitos para entrar a Argentina

Hoy sólo se permite la entrada a argentinos y residentes que además deben portar un resultado negativo de PCR contra el virus. El test debe tener 72 horas y sus portadores deberán cumplir una cuarentena obligatoria de 7 días.

Gobierno endurece medidas por gravedad de la situación epidemiológica

El gobierno endurece medidas por gravedad de la situación epidemiológica. Los casos de covid -19 han aumentado significativamente con las fiestas y las vacaciones de verano. Estas medidas forman parte de un nuevo decreto que busca disminuir los contagios. Si bien el gobierno nacional recomienda cumplir las medidas, ha delegado la decisión de aplicación de estas restricciones a los gobiernos provinciales. Entre las medidas, el gobierno nacional insta a restringir la circulación nocturna en el país.

Las personas que no cumplan con estas restricciones podrían enfrentar multas, retención de vehículos y causas judiciales.

Fuentes del gobierno dejaron entrever que podría haber más medidas relacionadas con el transporte público en la ciudad de Buenos Aires y la restricción de un gran porcentaje de vuelos internacionales.

Consultado por el periodismo de su país, el presidente argentino Alberto Fernández se manifestó de acuerdo con los llamados “toques sanitarios”, modalidad que se ha instaurado en algunas provincias. Esto significa restringir a partir de un horario las salidas nocturnas con el fin de detener la propagación del virus. Según el primer mandatario, este sistema nunca podría denominarse como “toque de queda” en Argentina, ya que esto trae reminiscencias del duro período de la dictadura militar, ocurrida en el país entre los años 1976 y 1983.