Imperdibles en Buenos Aires

Imperdibles en Buenos Aires, la cosmopolita capital de Argentina. La bella reina del Plata, la ciudad que nunca duerme. ¿Quieres conocerla? Aquí te damos consejos para visitar la capital porteña y no perderte nada.

Subir al bus de de dos pisos y conocer la ciudad

Ideal para tener un pantallazo general de la ciudad. Hay dos empresas, el bus amarillo, Buenos Aires Tour, o el bus rojo, Grayline. Ambos tienen recorridos por la ciudad con explicaciones en varios idiomas. Si no tienes vehículo es ideal para recorrer toda la ciudad en un día o dos y con explicaciones. El Buenos Aires tour parte de las Galerías Pacífico o de Recoleta (frente al bar La Biela) y recorre los barrios y puntos más emblemáticos de la ciudad. Puedes bajarte y subir cuantas veces quieras en el día. Se pueden comprar los tickets en los dos puntos indicados o en la web: www.buenosairesbus.com

Recorrer la calle Corrientes por la noche

La avenida Corrientes es el eje de la vida nocturna y bohemia de la ciudad. Los porteños la llaman «la calle Corrientes» y es la Broadway argentina. Es uno de los imperdibles en Buenos Aires y un programa muy típico de los habitantes de la ciudad. Es un clásico ir a ver una obra de teatro y luego comer una pizza con moscato en alguna de las famosas pizzerías de la avenida.

Visitar una librería

Buenos Aires es la ciudad con más librerías del mundo y el porteño es un gran lector. En la calle Corrientes las librerías están abiertas hasta la medianoche y es el lugar ideal donde comprar libros nuevos y usados. No te pierdas la librería Ateneo en la avenida Santa Fe en Recoleta. Ubicada en un antiguo teatro, fue adaptado para ser librería y conserva el techo, los palcos y el escenario, donde hay una cafetería.

Curiosear en el Mercado de San Telmo

En el barrio San Telmo, casco histórico de la ciudad, se puede recorrer el Mercado de San Telmo, construido en 1897 con el objetivo de abastecer de los víveres necesarios a la nueva ola de inmigrantes que llegaban de Europa. Hoy conserva su estructura original de metal, chapa y vidrio. Ideal para curiosear, es un lugar donde se combinan las antigüedades, los restaurantes, carnicerías, verdulerías y panaderías.

Mercado de San Telmo

Conocer el Jardín Japonés

En medio del barrio de Palermo, el jardín japonés es un pedazo nipón en Buenos Aires. Ideal para hacer caminatas y relajarse. Es el jardín japonés más grande del mundo fuera de Japón y vale la pena conocerlo. Hay también una casa de té y un restaurante.

Cenar en Puerto Madero

Puerto Madero es el barrio moderno de la capital porteña. Con sus rascacielos iluminados es un lugar seguro y animado para visitar por las noche. En los antiguos docks del puerto hay variados restaurantes, cafeterías y cervecerías. Si no vas a comer, igual vale la pena ir y caminar al borde de los diques y admirar el perfil de la ciudad. Imperdible la foto en el emblemático Puente de la Mujer, realizado por el renombrado arquitecto Calatrava.

Puente de la Mujer

Visitar La Boca

Otro imperdible es el famoso barrio de La Boca, bautizado así por sus propios habitantes, que decían vivir en la boca del río Matanza Riachuelo. Aquí funcionó el primer puerto de Buenos Aires y esa vida portuaria se refleja en cada calle de veredas en altura, los buques y el transbordador Avellaneda, hoy símbolo del Barrio. Su famosa calle Caminito es uno de los imperdibles en Buenos Aires. Es un museo al aire libre con obras e intervenciones que lo convierten en uno de los lugares más fotografiados de la ciudad. Su nombre rinde homenaje al tanguero Juan de Dios Filiberto, vecino del barrio y coautor del tango “Caminito”, junto con Gabino Coria Peñaloza.

Caminito

Subir al roof top del Comega

El Comega es un edificio de oficinas construido por la Compañía Mercantil y Ganadera en el año 1934. Es uno de los primeros rascacielos de la ciudad de Buenos Aires  y constituye uno de los emblemas de la arquitectura racionalista. Lo mejor: el bar de la terraza en el piso 21. Los mejores tragos, música chill out y vistas impactantes de Buenos Aires. Lo ideal: ir al atardecer y quedarse a ver la ciudad iluminada.

Vista de Puerto Madero desde el Roof Top del Comega
Compartir noticia: